Tras permanecer reunidos durante casi cuatro horas, el presidente Sebastián Piñera y los dirigentes estudiantiles, maestros y rectores universitarios que desde hace tres meses demandan mejoras en la enseñanza decidieron el sábado continuar dialogando en busca de una salida al conflicto.

El ministro de Educación, Felipe Bulnes, dijo que el encuentro fue "un acercamiento muy positivo" e informó que el lunes entregará un calendario a los diversos actores involucrados en el conflicto para construir acuerdos.

Señaló su esperanza de "que vamos a llegar a un acuerdo" y manifestó su optimismo porque "compartimos una gran cantidad de puntos".

Por su parte, los estudiantes señalaron que la paralización de gran parte de las 25 principales universidades del país y de unos 200.000 estudiantes secundarios continuará, no obstante, destacaron la actitud del gobierno, según dijo el vocero de los alumnos secundarios, Rodolfo Ribera.

"Queremos valorar este gesto" del gobierno de dialogar con los estudiantes, agregó.

La líder de los estudiantes universitarios, Camila Vallejo, dijo que la reunión "está en el marco de una primera instancia de diálogo donde se transparentaron las posturas de los distintos actores".

Informó que el lunes los dirigentes universitarios analizarán la situación y el martes entregarán su respuesta a la propuesta del ministro Bulnes para la formación de una mesa de diálogo.

Apuntó al igual que los secundarios que la movilización de los universitarios continuará.

Vallejo, sin embargo, dijo que "se demostró en esta instancia mucha voluntad de avance y eso es lo importante de señalar".

También el rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez, uno de los tres rectores que asistió a la extensa conversación, expresó la satisfacción por haber iniciado un diálogo directo.

Los rectores en general han apoyado las demandas estudiantiles aunque han procurado hacerlos desistir de la paralización.

Jaime Gajardo, presidente del Colegio de Profesores, señaló que en el encuentro se sinceraron las distintas visiones del conflicto. El Colegio de Profesores fue la organización que junto con los estudiantes inició en junio las protestas en demanda de cambios en la educación, mayores aportes estatales, el término de la dependencia municipal de los colegios de enseñanza media y el fin del lucro en los establecimientos que reciben aportes estatales.

Según manifestó Gajardo, en el diálogo se mantuvo la discrepancia respecto de la pretensión de que los colegios vuelvan a la dependencia del Ministerio de Educación. Tampoco hubo acuerdo sobre el lucro, que el gobierno insiste en mantener y sólo acepta regular.

La larga reunión obligó a Piñera a suspender un almuerzo que según la prensa tenía previsto ofrecer en la residencia veraniega de Viña del Mar a los cancilleres asistentes a la conmemoración de la firma de la Carta Democrática Interamericana.

El mandatario derechista dio un vuelco en su actitud originalmente intransigente y convocó al diálogo a los estudiantes y maestros tras las mayores protestas que se hayan registrado en el país desde el retorno a la democracia en 1990, que han causado un fuerte descenso en su popularidad, según recientes encuestas.

Durante la extensa reunión en la sede gubernamental de La Moneda grupos de estudiantes secundarios de una organización minoritaria protestaron en el centro capitalino y en las cercanías del palacio presidencial por haber sido marginados por el gobierno del diálogo. No se registraron incidentes.