El expresidente del Gobierno español José María Aznar subrayó que la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en favor de España e Italia con la compra de su deuda soberana es "políticamente uno de los hechos más relevantes que han sucedido a países europeos desde hace mucho tiempo".

Aznar hizo estas declaraciones en una entrevista que publica hoy el diario italiano "Corriere della Sera" en la que señaló, además, que Italia y España deben afrontar el futuro sobre la base de que han sido "salvados".

Por ello, comentó que deben "reencontrar un sitio en la economía internacional, tomar decisiones importantes y deben reconquistar sus márgenes de autonomía".

Aznar, participó el viernes en la 37 edición del Foro Ambrosetti, la reunión anual sobre asuntos económicos y de política internacional que se celebra en Cernobbio, junto al lago de Como, en el norte de Italia.

Preguntado por si cree que los gobiernos de ambos países son conscientes de que dicha intervención del BCE ha sido determinante, Aznar respondió: "En general no".

"Tienen la cabeza en otras cosa. En la zona euro ha habido dos tipos de intervenciones: Una ortodoxa, no inflacionista, clásica para Grecia, Irlanda y Portugal. Y una heterodoxa, inflacionista y no clásica operado a través del BCE y que es la aplicada en España e Italia", explicó.

Asimismo, destacó que los dirigentes políticos deben ser conscientes de esta situación y opinó que "en España los populares, que gobernarán dentro de poco, lo son".

"Nuestros dos países (España e Italia) deben afrontar un futuro sobre la base de que han sido salvados. Deben hallar de nuevo un puesto en la economía internacional, deben tomar decisiones importantes y deben reconquistar márgenes de autonomía. Sin esta reflexión será difícil explicar a la gente que la situación es complicada", afirmó.

Y a la pregunta de por qué los políticos no se dan cuenta de esta realidad, el exgobernante español y actual presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), aseguró: "No quieren darse cuenta porque la intervención del BCE es la expresión de un gran fracaso y a nadie le gusta admitir un fracaso".

"En España esto vale, sin duda, para el Gobierno socialista", agregó.

Sobre cómo España e Italia podrán recuperar ese terreno perdido, Aznar comentó: "Aumentar la carga fiscal no es una buena idea, el problema es el gasto (...). Hay que afrontar un cambio de sistema, privatizar, liberalizar, intentar recuperar una perspectiva de crecimiento y de ocupación".