Los precios de las acciones se hundieron el viernes después de que un gris reporte sobre el empleo reavivó los temores de una nueva recesión.

No se generaron empleos en Estados Unidos el mes pasado, informó el gobierno en su reporte, emitido el viernes por la mañana. Fue el peor reporte del empleo en 11 meses y renovó los temores de que pueda presentarse una nueva recesión.

El promedio industrial Dow Jones perdió 253,31 puntos para cerrar a 11.240,26 puntos. Fue la mayor caída en dos semanas. El índice Standard & Poor's 500 cayó 30,45 puntos, un 2,5%, a 1.173,97 puntos.

El Dow cayó 0,4% en la semana, mientras que el S&P se contrajo 0,2%. Ambos índices han caído durante cinco de las pasadas seis semanas.

El Nasdaq cayó 65,71 puntos, un 2,6%, para cerrar en 2.480,33 puntos. El índice tecnológico logró exprimir una ganancia de 0,48 puntos en la semana.

Los rendimientos de los bonos del Tesoro cayeron por abajo de 2% y el oro saltó a 48 dólares la onza, luego que los inversionistas decidieron llevar su dinero a inversiones consideradas menos riesgosas.

"De verdad está feo", dijo Jeff Kleintop, estratega en jefe del mercado en LPL Financial. Los mercados europeos siguieron las acciones estadounidenses. Ya iban a la baja por reportes de conversaciones entre Grecia y las entidades crediticias internacionales respecto a la crisis de deuda del país.

El índice británico FTSE 100 cerró 2,3% abajo a 5.292,03 puntos, mientras que el alemán DAX cayó 3,4% a 5.538,33 puntos, y el francés CAC-40 bajó 3,6% para cerrar en 3.148,53 puntos.

La escasez de contrataciones en Estados Unidos en mes pasado sorprendió a los inversionistas. Los economistas esperaban que se agregaran 93.000 empleos. Previamente reportaron cifras de empleo de junio y julio y también las modificaron a la baja. La semana laboral promedio cayó, lo mismo que las ganancias por hora. La tasa de desempleo permaneció en 9,1%. El índice ha permanecido por arriba del 9% desde mayo de 2009 salvo en dos meses.

Kleintop dijo que el reporte de empleo no cambia su punto de vista de que la economía se encaminaba a un período de débil crecimiento económico, aunque no a una recesión. Dijo que las cifras han sido modificadas por eventos inusuales que podrían haber desanimado a los empleadores para agregar plazas en agosto.

El reporte del Departamento del Trabajo se basa en información recogida de encuestas de hogares y negocios durante la segunda semana de agosto. Eso fue justo después de que Standard & Poor's despojara al país de su calificación de AAA y que se agravaron los temores de una posible crisis bancaria en Europa. En esas mimas fechas llegaron a la televisión estadounidense las imágenes de disturbios en Londres.

"No me sorprende que los negocios no hicieran demasiado por contratar en ese ambiente", dijo Kleintop.

Los temores de que el estancamiento de la economía pudiera reducir la demanda de petróleo y gasolina golpearon al crudo de referencia para que perdiera 2,48 dólares, o 2,8%, a 86,45 dólares.

Cinco títulos cayeron por cada uno que se incrementó en la Bolsa de Valores de Nueva York. El volumen de operaciones fue de 3.800 millones de títulos, 11% menor al promedio, debido a que se acerca un fin de semana largo — en Estados Unidos se celebra el día del trabajo el lunes 5 de septiembre.

Un bajo nivel en el volumen de transacciones puede repercutir en movimientos más abultados en los índices bursátiles.

Cuando están activos pocos corredores en el mercado, grandes órdenes de compra y venta pueden modificar el precio de las acciones más de lo que podrían en un día normal.

El VIX, una medida de la volatilidad del mercado bursátil, se incrementó 6,6% a 34 puntos. el índice ha caído luego de alcanzar el máximo de 48 el 8 de agosto, cuando el Dow perdió 634 puntos luego de la degradación en la calificación crediticia de Estados Unidos. El VIX se ubicó en menos de 20 durante la mayor parte del año.

En los mercados asiáticos, el índice japonés Nikkei 225, terminó una racha de seis sesiones con ganancia al perder 1,2% y cerrar en 8.950,74 puntos. El índice Hang Seng de Hong Kong cayó 1,8% a 20.212,91 puntos.

En China continental, el índice compuesto de Shanghai cayó 1,1% para cerrar en 2.528,28 puntos, en medio de preocupaciones sobre un potencial impacto de la apreciación de la moneda.

En Seúl, el surcoreano Kospi perdió 0,7% a 1.867,75 puntos, terminando seis días consecutivos de ganancias. Los mercados en Australia, Nueva Zelanda, Tailandia y Singapur también cayeron.

El crudo de referencia cayó 2,48 dólares o 2,8%, para cerrar en 86,45 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York. En el mercado londinense ICE, el Brent del Mar del Norte bajó 1,96 dólar, a 112,33.