La nación que dio al mundo televisivo programas como Big Brother y un concurso falso en que se disputaba un riñón donado ha hecho concursar a cinco jóvenes solicitantes de asilo por un premio de 4.000 euros para llevarse a casa cuando los expulsen.

El programa de un solo episodio "Weg Van Nederland" (Salida de Holanda) echó una luz satírica sobre la triste suerte de los jóvenes a los que las autoridades de inmigración se disponen a expulsar a pesar de que pasaron la mayor parte de su infancia en el país.

Gulistan, una curda cuya familia huyó de Armenia hace 11 años, ganó el concurso de preguntas y respuestas al responder correctamente a "quién fue el primer rey de los Países Bajos" y tallar un mapa del país en una horma de queso.