Un jurado federal declaró inocente al piloto de un helicóptero del Departamento de Seguridad Nacional de haber mentido sobre su participación en el ahogamiento de una persona que intentaba cruzar el río Bravo.

El jurado declaró inocente a James Peters de un cargo de haber mentido a los investigadores federales que indagaban la muerte de Carlos Delgadillo Martínez. Un juez declaró juicio nulo en otros tres aspectos del mismo cargo.

Los miembros del jurado no pudieron emitir un veredicto en tres de cuatro cargos.

Peters enfrentaba la posibilidad de hasta cinco años de cárcel de haber sido declarado culpable.

La fiscalía acusó al piloto de haber mentido al negar que hubiese volado a baja altura para obligar a Delgadillo y otra persona a regresar a México. Las autoridades dijeron que la turbulencia generada por las aspas del helicóptero hizo que Delgadillo se soltara de un neumático.

El veredicto sobrevino después de un juicio breve cuyos testimonios duraron poco más de un día.

Durante el alegato final, la fiscalía dijo al jurado que el video de vigilancia muestra claramente que Peters condujo su helicóptero sobre los inmigrantes, descendiendo hasta a 30 metros (100 pies) de un puente internacional en Laredo, Texas, en un intento por hacerlos regresar a México cuando trataban de ingresar a Estados Unidos el 14 de diciembre del 2005. El cadáver de Delgadillo fue hallado horas más tarde.

"Peters decide tratar de hacerlos replegar, obligarlos a devolverse", afirmó el fiscal Joseph Magliolo. "Toma acciones cada vez más agresivas contra la gente en el agua".

Los abogados de Peters, de 41 años, sostuvieron que el video no muestra claramente a qué distancia de los hombres voló el helicóptero.

Thomas Berg, uno de los defensores, dijo al jurado que el piloto no mintió a los investigadores cuando le preguntaron si ese día había encontrado inmigrantes sin permiso para residir en el país y si había volado cerca del puente. Berg dijo que su defendido no voló demasiado cerca del puente y no recuerda haber volado sobre ningún individuo cerca del puente ese día.

"El trabajo peligroso (que pilotos como Peters) hacen para tratar de dar seguridad a nuestra frontera es para protegerlos a ustedes", dijo Berg a los jurados. "Ese día él estaba haciendo su trabajo".