Un sismo de 6,4 grados que sacudió el viernes la región centro-norte de Argentina se hizo sentir en varias ciudades del país e incluso provocó evacuaciones en la capital.

Pese a la extensión del fenómeno, los residentes que viven cerca del epicentro ni siquiera se percataron del movimiento.

El Servicio Geológico de Estados Unidos precisó que el sismo se produjo a 130 kilómetros (80 millas) al sureste de Santiago del Estero, una capital provincial con 250.000 habitantes y la duodécima ciudad más grande en Argentina.

Los sismos de 6 grados pueden causar serios daños, pero este tuvo su epicentro casi a 640 kilómetros (400 millas) por debajo de la superficie, una distancia que mitigó sus efectos.

Los sacudones obligaron a los ocupantes a desalojar los tribunales del suburbio bonaerense de San Isidro el viernes por la mañana, y los residentes de edificios altos dijeron que sintieron la vibración en la ciudad de Rosario.

Pero en Santiago del Estero nadie sintió nada.

"No hubo ningún tipo de daño ni herido", dijo Daniel Pikaluk, jefe de defensa civil en la municipalidad de la ciudad. "Aquí en la capital, poco".

Conjeturó que el sismo "fue tan profundo que las réplicas se sintieron afuera más que adentro".

"Aquí algunas personas sintieron mareos, se descompensaron un poco, pero nada más", agregó.

Daniel Ledesma, propietario del Hotel Avenida en Anatuya, un pueblo pequeño a 30 kilómetros (20 millas) del epicentro, dijo que "no oímos ni sentimos nada".

______

Michael Warren está en Twitter en http://twitter.com/mwarrenap