El asalto israelí contra una flotilla que iba rumbo a Gaza el año pasado fue "excesivo e inaceptable", según un panel de Naciones Unidas que también culpó a Turquía y a los organizadores del envío por contribuir a la muerte de nueve activistas.

El retrasado informe del panel, publicado la tarde del viernes, tenía como objetivo mejorar las relaciones turco-israelíes, pero ya ha acercado a los dos países a una ruptura debido a la negativa de Israel a pedir disculpas por las muertes a bordo del barco Mavi Marmara.

El viernes, más temprano, Turquía expulsó al embajador israelí y suspendió la cooperación militar.

El reporte de 105 páginas dijo que el bloqueo naval de Israel sobre Gaza fue impuesto legalmente "como una medida de seguridad legítima" para evitar el contrabando de armas, pero añadió que la muerte de ocho activistas turcos y uno turco-estadounidense era "inaceptable".

"Los sucesos del 31 de mayo de 2010 nunca deberían haber tenido lugar como ocurrieron y se deben hacer arduos esfuerzos para prevenir que ocurran incidentes similares en el futuro", aseguró el informe.

Israel insiste en que sus fuerzas actuaron en defensa propia y dice que no habrá ninguna disculpa. Funcionarios israelíes señalaron que el informe no exige una disculpa, sino más bien que "Israel debe hacer una declaración apropiada de arrepentimiento en relación con el incidente a la luz de sus consecuencias".

El panel criticó a Israel por no haber dado "una clara advertencia previa" de que iba a abordar los barcos y no usar las "opciones no violentas" en primera instancia.

El informe también insta a Israel a ofrecer el pago "de una cantidad suficiente" a los heridos y a las familias de los muertos a través de un fondo fiduciario conjunto administrado por los dos gobiernos.

Sin embargo, el panel también encontró que la flotilla "actuó imprudentemente en el intento de romper el bloqueo naval". Aunque la mayoría de los participantes de la flotilla no tenía intenciones violentas, dijo que "existen serias dudas sobre la conducta, la verdadera naturaleza y los objetivos de los organizadores de la flotilla".

En cuanto al gobierno turco, el panel dijo que debería haber hecho más para advertir a los participantes de la flotilla de "los riesgos potenciales involucrados y disuadirlos de sus acciones".

El Secretario General Ban Ki-moon no hizo ningún comentario sobre el contenido del informe.