Los hinchas colombianos están de fiesta: su ídolo Carlos Valderrama, el capitán de Colombia en tres mundiales, celebra medio siglo de vida.

El "10" nació en Pescadito, una barriada popular de Santa Marta, en el Caribe colombiano, y exhibió su exquisito fútbol por las canchas del mundo y se convirtió en una súper estrella.

El "Pibe" Valderrama — conocido tanto por sus elegantes pases como por su rizada y rubia melena — lideró al combinado colombiano en los mundiales de Italia 1990, Estados Unidos 1994 y Francia 1998.

"Para un futbolista el Mundial es lo máximo, es como la fiesta de 15 años para una señorita o el grado para un profesional. Eso era el Mundial para mí", declaró en alguna ocasión quien fue proclamado en dos ocasiones como mejor futbolista de América.

Valderrama se retiró oficialmente el 1 de febrero de 2004 en el partido celebrado en el estadio Roberto Meléndez de Barranquilla y entre los invitados estuvo su amigo Diego Maradona.

"Con su adiós del fútbol culminó el ciclo más importante del balompié colombiano (años 90). Gracias Pibe. Barranquilla te desea un feliz cumpleaños", escribió el viernes el matutino El Heraldo de Barranquilla.

Valderrama jugó con el conjunto local Atlético Junior y contribuyó a la obtención de dos títulos en 1993 y 1995, además de avanzar a una semifinal de la Copa Libertadores.

En su paso por el fútbol europeo jugó con el Montpellier y el Real Valladolid, y también actuó con varios clubes de Estados Unidos.

Probó como técnico con el onceno "Tiburón" al lado de Luis Grau en el segundo semestre de 2007, pero se retiró pronto.

Valderrama patentó la respuesta "todo bien... todo bien" ante cualquier consulta, y el diario El Espectador de Bogotá destacó el viernes en primera plana: "Todo bien con 'El Pibe'" y reprodujo a manera de homenaje en su cumpleaños el artículo que le dedicó en el libro las Bodas de Oro del Deportista del Año de El Espectador en 2010.

"La historia dirá que fue un símbolo de Colombia y un maestro del fútbol", concluyó el periódico.

La popularidad de Valderrama sigue intacta y frente al estadio Eduardo Santos de Santa Marta, donde debutó con el equipo Unión Magdalena en 1981, se levantó una estatua en su honor.

El portal local Futbolred se pregunta "¿Qué tal si lo clonamos?" y escribió en un aparte: "'El Pibe' tejió una leyenda que hoy llega a medio siglo de existencia".

"A sus 50 sigue siendo la misma persona auténtica, franca, descomplicada, humilde y con desparpajo, y continúa tatuado en la memoria del pueblo colombiano como el más grande futbolista de la historia del país", señaló.

Valderrama habitualmente juega con compañeros de su época, aparece en la televisión, participa en campañas publicitarias y en el Mundial de Sudáfrica hizo la tarea de comentarista para una cadena de radio de Estados Unidos.