El estadounidense Dwight Phillips revalidó su cetro en el salto de longitud del Mundial de atletismo y ahora ostenta cuatro títulos en la prueba.

Phillips se coronó con un salto de 8,45 metros, conseguido en su segundo intento.

El australiano Mitchell Watt atrapó la medalla de plata con 8,33 y el zimbabuo Ngonidzashe Makusha se llevó el bronce con 8,29.