Rusia completó el sábado su monopolio de los títulos de las competencias de marcha en el Mundial de atletismo cuando Sergey Bakulin se alzó con la victoria en la distancia de 50 kilómetros.

Bakulin cubrió la marcha larga con un tiempo de 3 horas, 41 minutos y 25 segundos.

Rusia hizo el 1-2, ya que Denis Nizhegorodov — el dueño del récord mundial — entró en el segundo lugar con un retraso de 1 minuto y 21 segundos. El bronce fue para el australiano Jared Tallent con 3:43.03.

Bakulin se apoderó de la punta en el kilómetro 32, desplazando al australiano Nathan Deakes.

"Aún no comprendo lo que está sucediendo, esta es una alegría inmensa", dijo Bakulin, de 24 años, tras ganar su primer gran título. "Esto es algo sumamente especial".

El mejor latinoamericano fue el ecuatoriano Andrés Chocho, quien entró en el décimo primer lugar, a algo más de ocho minutos del ganador. Su registro de 3:49.32 batió el récord sudamericano.

Chocho logró figurar en los puestos de vanguardia, inclusive tercero en el kilómetro 20, pero no pudo aguantar el fuerte tren de carrera que impusieron los líderes.

"Cometí un error. Hasta el 20 iba al ritmo planeado. Entré a un nivel muy competitivo y eso me desgastó para los kilómetros finales", dijo Chocho, quien tuvo que pasar por la enfermería para recibir suero tras completar la carrera.

"Es bueno arriesgar para ver hasta dónde podemos llegar", declaró Chocho, quien a sus 27 años apenas compitió en su segunda marcha de 50 km. Su otra participación fue para conseguir la clasificación al Mundial.

Diez años después de haber ganado un bronce en el Mundial de Edmonton, Edgar Hernández encabezó el trío de andarines mexicanos con un tiempo de 3:54:46. Atrás llegaron José Leyver, 19no con 3:55:37, y Omar Zepeda, 21 con 3:56:41.

El ruso y campeón vigente Sergey Kirdyapkin no pudo terminar la carrera.

Nizhegorodov atribuyó la supremacía rusa en la marcha a un entrenamiento intenso: "Nos pasamos un mes en las montañas".