Cerca de un centenar de jóvenes se reunió hoy en la Plaza de Armas de Santiago en una "gran besatón" en demanda de una educación pública, gratuita y de calidad por la que se encuentran movilizados los estudiantes desde hace tres meses.

Y aunque a la cita no llegaron los líderes estudiantiles como Camila Vallejo, presidenta de la Federación de Estudiantes de Chile (FECH), los jóvenes igual dieron rienda suelta a la iniciativa que duró varios minutos.

La sorpresa corrió por cuenta de los jubilados que suelen utilizar la Plaza de Armas de Santiago para descansar y niños de jardines infantiles que la utilizan para jugar.

La "besatón" fue otra de las tantas iniciativas a la que los jóvenes han recurrido durante estos meses de movilización para llamar la atención de las autoridades de sus peticiones sobre una mejor educación.

Las movilizaciones comenzaron a mediados de mayo para exigir que el Gobierno central vuelva a administrar la educación primaria y secundaria, que se prohíba a las instituciones privadas lucrarse con la educación y que se garantice en la Constitución el derecho a una educación pública y de calidad.

Dirigentes de los estudiantes secundarios y universitarios se reunirán este sábado por primera vez con el presidente chileno, Sebastián Piñera, en una cita en la que también estará presente el ministro chileno de Educación, Felipe Bulnes.

En Chile, con 17 millones de habitantes, hay un millón de alumnos en la educación superior, incluidas universidades e institutos técnicos, pero esa amplia cobertura contrasta con las elevadas deudas que los jóvenes deben contraer para financiar sus estudios.