Esta es la temporada en que los Jets de Nueva York irán al Super Bowl. Rex Ryan lo garantiza.

Y no sólo eso. El audaz y temerario coach insiste en que la franquicia celebrará la conquista de su primer trofeo Lombardi desde los días de 'Broadway' Joe Namath.

¿Han escuchado todo esto antes? A Ryan no le importa. Eso es lo que él cree y no cambia su manera de pensar. "Me reafirmo en lo que siempre digo", dijo Ryan.

Eso significa que él piensa que después de dos derrotas consecutivas en la final de la Conferencia Americana, los Jets darán el siguiente paso y serán campeones.

"Se dice que la tercera es la vencida y eso esperamos", dijo el tight end Dustin Keller. "Sentimos firmemente que podemos hacerlo. Como dice Rex, vamos a ganar el Super Bowl y tenemos toda la capacidad del mundo para hacerlo".

Llegar al juego de campeonato de la AFC dos veces en fila no es fácil, y estar ahí en tres temporadas consecutivas es una rareza. Los Bills de Buffalo fueron los últimos en lograrlo, cuando ganaron cuatro títulos de la AFC seguidos en el periodo 1990-93, aunque perdieron el Super Bowl en cada una de esas campañas. Los Jets tampoco quieren unirse a los Raiders de 1973-75, el único equipo en perder tres finales de la AFC seguidas.

¿Super Bowl o nada? Sí, más o menos.

"¿Qué es lo siguiente para nosotros?", se preguntó el running back LaDainian Tomlinson. "Tiene que ser ganar el campeonato".

Mucha de la responsabilidad recaerá en el quarterback Mark Sánchez, quien necesita ser aún mejor de lo que ha sido en sus primeras dos temporadas, en las cuales, si bien sus números han sido discretos con 29 pases de touchdown a cambio de 33 interceptados, ha sabido ganar partidos y llevar a los Jets lejos en los playoffs.

"Mi mejoría determina cualquier tipo de techo que este equipo pudiera tener, así como nuestro potencial", asumió el jugador descendiente de mexicanos, sin duda la figura más emblemática para los latinos en la NFL de hoy. "Tenemos todo el potencial del mundo y ahora es tiempo de darnos cuenta, para mí es momento de mejorar mi juego".

Sánchez también tendrá que desarrollar rápidamente química con su nuevo grupo de wide receivers.

Mientras Santonio Holmes regresa como su receptor favorito, después que los Jets cumplieron con su prioridad de mantenerlo en el equipo, Braylon Edwards, Jerricho Cotchery y Brad Smith se han ido.

Para reemplazarlos están Plaxico Burress, quien no ha jugado un partido de temporada regular en casi tres años luego cumplir una sentencia de 20 meses en prisión, y Derrick Mason, un veterano de 37 años de edad quien busca desesperadamente acabar su magnífica carrera con un anillo de campeón.

Ambos, Burress y Mason, han lidiado con lesiones durante la pretemporada, lo que ha causado que se pierdan partidos de fogueo, pero su experiencia y talento les hacen confiar en que tendrán un gran impacto en la ofensiva.

"Creo que todos sabemos que se necesita más que un solo jugador para ser un equipo con calibre de campeonato", dijo Burress. "Todos encajamos perfecto en nuestros puestos, todos nos especializamos en una habilidad u otra. Desde el punto de vista de los receptores, tenemos tres jugadores que pueden hacerlo todo".

Pero el pan de cada día para Ryan será siempre su defensa, por la cual se disculpó de manera sarcástica al terminar "sólo" en el tercer lugar de la liga el año pasado. Ryan piensa que esa unidad será todavía mejor esta temporada, siendo la mayor razón de ello que el perímetro se mantiene casi intacto.

Después de no poder firmar al cornerback Nnamdi Asomugha en la agencia libre, los Jets renovaron el contrato de Antonio Cromartie para que siga haciendo pareja con Darrelle Revis, quien viene de otra campaña excepcional.

Nueva York también renovó a los safeties Eric Smith y Brodney Pool, mientras que Jim Leonhard está completamente recuperado de una pierna rota que lo mantuvo parado en la parte final de la temporada pasada.

Una gran clave será poner más presión en los quarterbacks, algo que los Jets no hicieron consistentemente la temporada pasada. Mientras que no renovaron el contrato del defensive end Shaun Ellis, seleccionaron en el draft a Muhammad Wilkerson y Kenrick Ellis con sus dos primeros turnos, para darle a su línea defensiva un nuevo impulso.

"Tenemos un cierto nivel que esperamos alcanzar y vamos a trabajar para conseguirlo", anunció Ryan. "Obviamente hay muchas buenas defensivas por ahí, pero nosotros queremos ser la mejor".

Y ese es el tema este año con los Jets, otra vez. Finalizar segundos simplemente no sirve.