Un magnate de los bienes raíces de China defendió el viernes su plan de adquirir terrenos en zonas vírgenes de Islandia para construir un centro vacacional.

El proyecto ha generado preocupación en esa nación del Atlántico Norte debido al posible impacto al medio ambiente y el papel que jugaría Beijing en ello.

El presidente del Grupo Zhong Kin, Huang Nubo, afirmó que desea construir un destino turístico en una zona boscosa de Islandia para preservar el medio ambiente y la cultura islandesa.

Huang Nubo rechazó los señalamientos de algunos críticos en Islandia de que el proyecto podría ser un intento encubierto del gobierno chino por establecerse en esa zona.

"Todo esto es una inversión privada", dijo Huang en una conferencia de prensa en las oficinas centrales de su compañía en Beijing.

La primera ministra de Islandia, Johanna Sigurdardottir, afirmó esta semana que su país recibe con beneplácito la inversión. En tanto el ministro del Interior, Ogmundur Jonasson, indicó que el gobierno aún revisa los aspectos ambientales y de otra índole del proyecto.

Islandia, una diminuta nación de 320.000 habitantes, fue considerada un lugar de importante ubicación estratégica entre Europa y Estados Unidos durante la Guerra Fría.

El público islandés en principio favoreció la inversión, pues llega en momentos en que el país batalla para recuperarse de una crisis bancaria que devastó a su economía. Sin embargo, la opinión se ha vuelto en contra luego que los críticos pusieron en duda el carácter turístico del proyecto.