Una familia del estado de Nuevo México acusada de enviar de contrabando armas a integrantes de un cártel de las drogas de México fue presentada ante una corte federal el jueves.

El diario Las Cruces Sun-News informó que Rick Reese, de 55 años, su esposa Terri de 48 y sus hijos Ryin, de 24 años y Remington, de 19, enfrentaron las acusaciones de contrabando de armas al comparecer ante el magistrado federal Gregory Wormuth.

La acusación contiene 30 cargos que los señalan como presuntos responsables de enviar armas de contrabando a través de la frontera hacia México.

Los fiscales indicaron que entre abril del 2010 y julio del 2011, la familia vendió de las armas preferidas por los integrantes de los cárteles mexicanos a agentes encubiertos. La fiscalía agregó que la familia hizo declaraciones falsas en los documentos de adquisición del armamento y luego lavaron las ganancias.

Todos los integrantes de la familia, que reside en la localidad de Deming, Nuevo México, solicitaron abogados nombrados por la corte para su defensa.

Se espera que las audiencias de detención sean programadas para los próximos días.