Elvis Dumervil esperaba grandes cosas el año pasado, luego de firmar un contrato por 58 millones de dólares, pero en un ejercicio de rutina durante la primera semana de prácticas, escuchó un ruido y sintió ardor en el lado derecho de su pecho.

Elvis pasó toda la temporada 2010-11 recuperándose de una cirugía que reparó un músculo desgarrado del pecho, mientras veía el desplome de los Broncos de Denver.

El equipo finalizó último en casi todas las categorías defensivas importantes camino a la peor marca de la franquicia con 4-12, debacle que llevó al despido de Josh McDaniels. La reorganización de la dirigencia trajo de regreso al quarterback miembro del Salón de la Fama, John Elway, como nuevo jefe de operaciones deportivas del equipo.

Elway contrató a John Fox, el primer entrenador en jefe de Denver con mentalidad defensiva en los pasados 17 años.

Aunque la atención se ha centrado en la competencia por la posición de quarterback — Kyle Orton ganó la titularidad después de ser mencionado como candidato a un canje en julio mientras Brady Quinn parece haber superado a Tim Tebow como primer suplente — la defensa de Denver es realmente donde está el alboroto.

Casi siempre que Fox habla de mejorar la defensa, empieza por decir: "Bueno, tenemos a Elvis Dumervil de regreso".

Pese a perder al menos hasta noviembre a su especialista contra la carrera Ty Warren, su adquisición clave en la agencia libre y ancla del esquema 4-3 (4 frontales, 3 linebackers), los Broncos hablan de ser agresivos a la defensiva.

Uno de los primeros arreglos de Fox fue cambiar el esquema defensivo 3-4 de McDaniels por el tradicional 4-3, en el cual sus ex pupilos Michael Strahan y Julius Peppers prosperaron.

Dumervil estuvo encantado, pues en vez de tomar un curso intensivo como linebacker dentro de la filosofía del nuevo grupo de entrenadores, retorna a su posición natural en la línea. "Ha sido impresionante porque no tengo que aprender mucho en un periodo corto de tiempo", destacó Dumervil. "Así que volver a defensive end es como estar en casa para mí".

Elvis traerá consigo el conocimiento absorbido en la posición de linebacker exterior, como hacer lecturas antes de que el balón sea centrado y descifrar formaciones. Fue líder de capturas de quarterback de la NFL en 2009 con 17.

Cuando se rehabilitó, Dumervil puso en forma su cuerpo y ganó casi siete kilos de músculo, elevando su peso a 118 kilogramos, en anticipación a su movimiento de linebacker a end.

Pero Dumervil no se sentiría en casa si no tuviera también un coordinador defensivo nuevo. Fox trajo a Dennis Allen, ex entrenador de perímetro en los Saints de Nueva Orleáns, quien será el sexto encargado de la defensa en Denver en seis temporadas.

Finalmente, Dumervil también tiene a un compañero para presionar a los quarterbacks. Los Broncos seleccionaron con el segundo turno global del draft al linebacker de Texas A&M Von Miller, quien alineará al lado opuesto de Dumervil en la formación, lo que forzará a las ofensivas a elegir en sus esquemas de protección al pasador.

"Tenemos dos tipos que realmente tienen una habilidad extraordinaria para poner presión y que pueden afectar al quarterback. Creo que eso va a ser muy bueno para nosotros y vamos a tratar de usar a estos muchachos de muchas maneras", anticipó el coordinador Allen.

Añadan a un Robert Ayers sano como defensive end izquierdo y los Broncos tienen un cuerpo de cazadores de quarterbacks que Miller ha apodado 'El Pelotón de la Muerte'.

Para muchos, incluyendo al propio Elway, Miller hace recordar al difunto Derrick Thomas, de los Chiefs de Kansas City. "Ojalá tenga esa clase de carrera también", deseó Elway. "El posee el talento para hacerlo".

A la ofensiva, los Broncos necesitan mejorar una unidad que lució anémica el año pasado, con una cosecha de yardas aceptable (348,9 por encuentro), pero muy pocos puntos en el tablero (21,5 por juego).

Orton, siempre bajo la sombra de una figura mediática como Tebow, no lo hizo nada mal con 3.653 yardas y 20 pases de touchdown a cambio de sólo nueve pases interceptados, pero el principal problema de Denver fue moverse por carrera, ya que el running back novato Knowshon Moreno apenas sumó 779 yardas y cinco viajes a la zona de anotación.

Por ello, los Broncos firmaron al veterano agente libre Willis McGahee, quien debe formar un interesante 1-2 con Moreno.

Así, el inicio de la nueva era Elway-Fox, pese a las muchas asignaturas pendientes, tiene el entusiasmo a tope en Denver. Los resultados empezarán a verse pronto.