Los cancilleres de Argentina, Héctor Timerman, y Bolivia, David Choquehuanca, hicieron hoy en Buenos Aires un completo repaso a la agenda bilateral y se comprometieron a mejorar el comercio y la integración fronteriza dando un impulso a las obras en uno de los pasos internacionales.

Los ministros acordaron que el próximo miércoles se reunirá nuevamente en La Paz el grupo de trabajo binacional para la construcción del puente que une las localidades de Salvador Mazza y Yacuiba, y llamaron a "acelerar trabajos con vista a la reparación del puente actual y el llamado a licitación de la nueva conexión internacional", según el comunicado conjunto suscrito al término de la reunión.

Este proyecto busca mejorar la conectividad física entre los dos países, lo que llevará a incrementar el turismo y el comercio bilateral.

En este sentido, Timerman y Choquehuanca "coincidieron en la necesidad de implementar medidas para facilitar, incrementar y fortalecer los flujos comerciales entre ambos países, atendiendo en especial a aquellos productos de la oferta exportable boliviana", según el texto difundido por la Cancillería argentina.

Para ello acordaron varias acciones que buscan un mejor aprovechamiento del programa de liberación comercial conformado por el acuerdo de complementación económica suscrito por ambos Gobiernos, y "resaltaron la importancia de diversificar la producción y el comercio de ambos países, incluso a través de la asistencia técnica para el desarrollo de las industrias de muebles, cueros y artesanías, entre otras".

Los cancilleres suscribieron además el Acuerdo Específico de Cooperación Cultural, con el que buscan incrementar los intercambios en esa área, especialmente "en eventos de diálogo sobre la interculturalidad", precisa el comunicado conjunto.

Timerman mostró su apoyo a la reivindicación boliviana del masticado de la hoja de coca, por considerar que "constituye una manifestación cultural ancestral del pueblo de Bolivia que debe ser respetada por la comunidad internacional".

Choquehuanca, por su parte, volvió a reiterar el apoyo de su Gobierno al reclamo argentino por la soberanía de las islas Malvinas.