Al menos siete personas, seis de ellas de la misma familia, murieron hoy después de que un grupo de asaltantes tirotearan su vehículo en el área tribal de Kurram, en el noroeste de Pakistán, informó el diario local Dawn.

Según el rotativo, que cita fuentes oficiales sin identificarlas, el ataque contra el vehículo, que viajaba desde Alizai a Parachinar, causó las muertes en el lugar de cuatro de los pasajeros e hirió a otros cuatro, tres de los cuales fallecieron poco después.

El cuarto herido en el asalto se encuentra en estado crítico, según las fuentes citadas por el rotativo, las cuales añadieron que algunos habitantes de la zona próxima al asalto se enzarzaron en un intercambio de disparos con los atacantes.

La zona de Kurram es una de las más convulsas del cinturón tribal de Pakistán y ha sido escenario de una reciente operación de las autoridades paquistaníes contra la insurgencia talibana y yihadista, que tiene sus principales bastiones en esas áreas.

La ofensiva de las fuerzas de seguridad Pakistán se desarrolló principalmente durante julio e inicios de agosto, y acabó con la vida de al menos doscientos insurgentes, pero provocó también un éxodo de más de 50.000 refugiados, según Naciones Unidas.

Kurram se encuentra prácticamente rodeada por territorio afgano, pero su porción meridional, donde ocurrió el suceso de hoy, limita con el área tribal de Waziristán del Norte, considerada por las autoridades como el mayor bastión de los insurgentes.