El presidente Juan Manuel Santos encabezó la ola de saludos de los colombianos a Caterine Ibargüen por la medalla de bronce que logró el miércoles en salto triple en el Mundial de atletismo en Daegu, Corea del Sur.

Ibargüen proviene de una familia desintegrada por la violencia en Apartadó, en el departamento de Antioquia, una región del país afectada por graves problemas sociales.

"Felicitaciones a Caterine Ibargüen por nueva medalla para Colombia. Así vamos a cumplir nuestra meta de medallas en Olimpiadas de Londres", escribió Santos en su cuenta de Twitter.

El ministro de Comercio, Industria y Turismo Sergio Díaz-Granados manifestó en el Congreso de Comerciantes que desea ver a Ibargüen como embajadora de buena voluntad, tarea que desarrollan el futbolista Radamel Falcao y el ex arquero Oscar Córdoba.

"Quisiera a Caterine viéndola ayudándonos en promocionar el turismo en Colombia, es una imagen que refleja la imagen de los valores del país, va a ser un buen ejemplo para los jóvenes colombianos", indicó.

La atleta de 27 años de edad saltó 14,84 metros y escoltó a la ucraniana Olha Saladuha, campeona con 14,94 y a la kazaja Olga Rypakova, subcampeona con 14,89.

"Estoy feliz. Espero con el paso del tiempo me verán muchas veces en el podio. Vamos a seguir trabajando", dijo Ibargüen, quien hace tres años renunció al salto de altura para probar suerte con el triple.

"La verdad es que fue la decisión más acertada", indicó Ibargüen sobre el cambio sugerido por el entrenador cubano Raúl Duany.

La medalla de Ibargüen, estudiante de enfermería de la Universidad Metropolitana de Puerto Rico, se sumó a la también de bronce de Luis Fernando López en la marcha de 20 kilómetros.

Se trata de las dos primeras medallas que cosecha el atletismo colombiano en los mundiales.

La velocista Ximena Restrepo figura como la primera colombiana en obtener una medalla olímpica, al terminar tercera en los 400 metros de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Ibargüen y López desde ahora son candidatos para brillar en Londres 2012.