Un total de 219 militares argentinos, 14 chilenos, otros tantos paraguayos y un brasileño partieron hoy de Buenos Aires rumbo a Chipre para integrarse a las tropas de paz de las Naciones Unidas que operan en esa isla del Mediterráneo, informaron fuentes oficiales.

El contingente de cascos azules, que permanecerá durante seis meses en Chipre, partió luego de ser despedido en un acto realizado en el Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz, situado en la guarnición militar de Campo de Mayo, precisó un comunicado de las Fuerzas Armadas.

Los 248 militares se unirán a la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre (UNFICYP), establecida en 1964 para evitar que se reanude la lucha entre las comunidades grecochipriota y turcochipriota.

La división de Chipre se prolonga desde 1974, tras la invasión del tercio norte por el Ejército turco en respuesta a un golpe de Estado grecochipriota que buscaba la anexión a Grecia.

La República de Chipre, de mayoría griega, tiene el reconocimiento de la comunidad internacional y desde 2004 es miembro de la Unión Europea (UE), mientras que la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre (RTNC) sólo es reconocida por Turquía.

Grupos de Cascos Azules de Argentina aportan a la misión en Chipre desde 1993.