El ex presidente paraguayo Nicanor Duarte (2003-2008) denunció el jueves ser objeto de una persecución política de parte de algunos senadores oficialistas que prohibieron por cuarta vez su incorporación al cuerpo legislativo.

Duarte fue elegido en abril de 2008 en comicios nacionales como el primer senador de la lista nacional por haber obtenido más de 500.000 votos en representación del ahora opositor Partido Colorado.

La Justicia Electoral lo proclamó y más tarde la Corte Suprema de Justicia declaró que, efectivamente, era senador electo.

Sin embargo, el Senado, de 45 miembros, dominado por una alianza de legisladores oficialistas, desconoció el jueves por cuarta vez la decisión de la Corte considerando que Duarte violó la constitución que otorga a un ex jefe de Estado el título de senador vitalicio sin sueldo ni voto en las sesiones.

"En ninguna parte la constitución dice que un ex presidente no puede ser candidato a senador. Ante esta situación que la considero una persecución política, presentaré ante la justicia, en el fuero civil, una demanda por daños y perjuicios porque no me dejan trabajar", dijo Duarte a radioemisoras de Asunción.

Agregó que posteriormente "recurriré a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos porque los senadores oficialistas violan uno de los derechos humanos fundamentales: el derecho al trabajo. Yo hice de la política para la función pública mi profesión".