Cambiar de salto ha sido la bendición para Caterine Ibargüen, la repentina estrella del atletismo colombiano.

Este es el caso de alguien que acumuló resultados mediocres cuando comenzó con el salto de altura, arrancó la temporada en el anonimato, y el jueves atrapó la medalla de bronce en el salto triple del Mundial de atletismo.

"La verdad que sí. Soy una cara nueva, pero fuerte. Ya había contado con dos mundiales en salto alto", dijo Ibargüen a The Associated Press. "Espero seguir mostrando mi rostro en el salto triple".

La oriunda de Apartadó, en el departamento de Antioquia, realizó una marca de 14,84 metros para colgarse el bronce, la segunda presea de ese metal para Colombia en Daegu. La otra fue conquistada el domingo por Luis Fernando López en la marcha de 20 kilómetros.

Se trata de las dos primeras medallas que cosecha el atletismo colombiano en 13 ediciones de los mundiales.

La medalla de oro fue ganada por la ucraniana Olha Saladuha con 14,94 y la plata se la llevó la kazaja Olga Rypakova con 14,89

Al comenzar la final, la primera de su carrera, Ibargüen hizo un gesto con sus manos haciendo la forma de un corazón y su exuberancia al dar cada uno de los seis saltos exhibieron a una competidora que disfrutó con plenitud el momento.

Desde el primer salto se colocó en los puestos de medallas.

"Mis expectativas siempre estuvieron en el podio", declaró. "Se dieron las cosas y estoy muy contenta con todo esto".

Y está feliz por haber aceptado la decisión de su entrenador Ubaldo Duanny, quien hace un par de años le convenció de que probara con el salto triple.

Ibargüen no es ninguna novata en los mundiales, ya que fue a las ediciones de Berlín 2009 y Helsinki 2005 en el salto de altura. Su mejor resultado fue un undécimo lugar en Helsinki. También quedó 16ta en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

"Fue una decisión de mi entrenador y fue muy acertada", dijo Ibargüen. "Nunca es tarde para alcanzar éxitos".

Su marca en la final se quedó corta por 15 centímetros de su mejor de la temporada, los 14,99 metros que logró el mes pasado en la altura de Bogotá.

Haber saltado esa distancia le hubiese dado la victoria.

"Esperaba una mejor marca. Lastimosamente no se dio, pero estoy muy satisfecha con todo lo que se hizo", indicó. "Siento que puede saltar mejor de lo que hice hoy y eso me entusiasma con miras al futuro".

La decepción de la final le tocó a Yargeris Savigne, la cubana que buscaba un tercer título seguido. Savigne abandonó al promediar la final por una lesión en el muslo derecho y quedó sexta.

Savigne y su compatriota Mabel Gay habían encabezado la ronda eliminatorias, pero ninguna pudo situarse en el podio.

"Yargeris me deseó suerte y fui a pelear por las dos", dijo Gay, plata en Berlín. "No se pudo, pero lo lograré en la próxima ocasión".

___

Eric Núñez está en Twitter en http://twitter.com/EricNunezAP

Los periodistas de Deportes de AP en Español están en http://twitter.com/AP_Deportes