Delegados y diplomáticos del Mercosur presentaron hoy en Bogotá ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) los fundamentos de una solicitud de opinión consultiva sobe niños migrantes de la región.

El bloque, integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, este último en proceso de adhesión plena, argumentó en su pedido una serie de afectaciones de la población infantil y juvenil, tanto de su región como de toda Latinoamérica para justificar la solicitud.

El secretario ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas (IPP) de Mercosur, Víctor Abramovich, explicó en rueda de prensa que fue entregado a los magistrados del tribunal interamericano un documento con las preocupaciones en relación a los menores.

"En la región de América Latina y el Caribe unos 25 millones de personas han emigrado hacia países de América del Norte y Europa y se verifica el desplazamiento de al menos seis millones más hacia países de la misma región", señaló el diplomático.

Añadió que "no hay una cifra precisa" sobre la cantidad de menores migrantes y explicó que ellos y sus familias han partido de sus países "por razones económicas, políticas o por violencia".

Los niños son "una parte sustancial de los migrantes", indicó Abramovich y explicó que en ocasiones "viajan con sus padres, pero otras veces lo hacen solos".

A veces, añadió, lo hacen "para reagruparse con sus padres en los países de destino, a veces ellos mismos saliendo de situaciones económicas, sociales o para escapar de situaciones de violencia".

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, países signatarios del documento, presentaron a consideración de la CorteIDH un total de nueve cuestiones o inquietudes con el ánimo de que las mismas sean "estandarizadas" y que el alto tribunal resuelva si se ajustan a normas de la Convención Interamericana de Derechos Humanos.

Entre las inquietudes figuran los estándares para aplicar medidas cautelares sobre la base del principio de no detención de menores y también en las medias de protección en cuanto a su libertad personal.

Asimismo, garantías de debido proceso ante medidas que impliquen privación de su libertad en el marco de procedimientos migratorios y principio de no devolución en relación de niños y niñas migrantes.

Abramovich reveló que en la reunión intervino el presidente de la CorteIDH, el peruano Diego García-Sayán, quien anunció que "analizará la posibilidad de asumir competencia y, asimismo, que va a convocar a los países miembros del organismo interamericano y a organizaciones a que presenten opiniones al respecto".

El secretario ejecutivo del IPP destacó que es la primera vez en la historia de la CorteIDH, desde su creación en 1982, que se formula una petición de "opinión consultiva" y que se requiere la interpretación del Tribunal sobre la situación de los niños migrantes de la región.

Los fundamentos de la solicitud del Mercosur fueron presentados en el marco del 92 período ordinario de sesiones de la CorteIDH que empezó el pasado 23 de agosto, con varias audiencias públicas y más de una decena de deliberaciones de casos a puerta cerrada, y que concluirá el próximo viernes.