El esfuerzo para que los pediatras dejen de recetar antibióticos para enfermedades no indicadas está dando ciertos frutos, de acuerdo con un nuevo reporte gubernamental difundido el jueves.

Desde inicios de la década de 1990, ha habido una disminución de 10% en el índice de prescripción de antibióticos para niños de 14 años y menores, reportaron el jueves los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Frecuentemente se utilizan antibióticos — aunque no funcionan — contra enfermedades virales como resfríos y gripe. Los antibióticos combaten enfermedades causadas por bacterias; su uso erróneo puede originar una resistencia al antibiótico.

Expertos dicen que los médicos recetan inadecuadamente antibióticos en más de 50% de las veces, y más frecuentemente en casos de infecciones respiratorias.

Los CDC encontraron decrementos mayores — de aproximadamente 25% — en la frecuencia en que los médicos usan antibióticos para dolores de garganta, resfríos y algunas otras infecciones de vías respiratorias altas. Pero no hubo un cambio significativo en qué tan frecuentemente los recetan para infecciones de oído, bronquitis y sinusitis.

Los nuevos descubrimientos representan un avance, pero también son indicio de que los médicos aún están recetando antibióticos con demasiada frecuencia, dijo la doctora Lauri Hicks, una epidemióloga de los CDC que trabajó en el estudio.

"La mala noticia es que todavía tenemos un largo camino por recorrer", señaló la especialista.

El estudio de los CDC fue el primer vistazo del gobierno al asunto en cerca de una década. Estuvo basado en una encuesta anual a consultorios médicos, y en comparación de índices de 1993-1994 a 2007-2008.

La mejoría pudo haber sido impulsada en parte por pruebas de diagnóstico rápido que ayudan a los doctores a precisar si un dolor de garganta es ocasionado por un virus o por bacterias del género estreptococo, señalaron investigadores de los CDC. El estudio también encontró que menos padres llevan a sus hijos al médico por infecciones de vías respiratorias altas, lo cual podría deberse a la vacuna contra neumococo que está disponible desde el 2000.

También pudo haber tenido un impacto positivo una campaña de salud pública sobre el abuso de antibióticos, dijeron funcionarios de los CDC.

Los médicos no siempre han seguido las recomendaciones para disminuir el uso de antibióticos, en parte debido a la presión ejercida por los padres, comentó el doctor Kenneth Bromberg, presidente de pediatría del Centro Hospitalario Brooklyn en Nueva York.

Mamás y papás que son despertados a medianoche por gritos de niños enfermos tienden a esperar más de un doctor que una recomendación de que tengan al pequeño bajo observación. Con frecuencia quieren antibióticos, y podrían no ir con un médico para obtenerlos, agregó Bromberg.

"En esta nueva era de consumismo, irán a otro lado y conseguirán lo que quieren", señaló.

La agobiante naturaleza de las infecciones de oídos puede ser la razón por la que los CDC no encontraron un decremento en la prescripción de antibióticos para ese problema, indicó el especialista.

___

En internet:

Reporte del CDC: http://www.cdc.gov/mmwr