La crisis de juego que sufren los Gigantes de San Francisco tuvo ya las primeras víctimas con el anuncio del despido del jugador de cuadro dominicano Miguel Tejada y el jardinero Aaron Rowand.

El actual campeón defensor de la Serie Mundial no tuvo reparos en despedir a dos peloteros que han sido seleccionados al Partido de las Estrellas y con salarios millonarios, dado que Rowand era el segundo mejor pagado de la plantilla.

Sin embargo, el pobre juego que han tenido los Gigantes durante todo el mes de agosto, con sólo 11 victorias, les ha costado perder el liderato de la División Oeste en favor de los Cascabeles de Arizona.

El pasado diciembre, Tejada, de 37 años, firmó un contrato por una temporada y 6,5 millones de dólares para conseguir .239 de promedio de bateo, con cuatro jonrones y 26 remolcadas, en 91 partidos disputados.

Tejada se había ido de 20-4 desde que salió de la lista de lesionados el pasado 16 de agosto tras perderse 25 partidos con un desgarro abdominal.

El veterano pelotero dominicano fue el Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana en 2002 cuando militaba con los Atléticos de Oakland, vecinos de los Gigantes, que están dentro de la Liga Nacional.

"Les agradezco por la oportunidad que me han dado", declaró Tejada, un veterano de 15 años en las Grandes Ligas, cuando le preguntaron si se imaginaba la decisión. "No le presto atención, sólo trato de jugar béisbol".

Tejada dijo que de la noche a la mañana uno deja de saber jugar al béisbol, pero que también se dan las malas rachas que hay que superar con trabajo y confianza.

"Todo el mundo sabe lo que puedo hacer en este deporte, lo que puedo hacer en el terreno de béisbol", destacó Tejada. "Me habría gustado ayudar a los Gigantes a ganar. Pero simplemente no sucedió así".

Los Gigantes (72-65), que ganaron por blanqueada de 4-0 a los Cachorros de Chicago, están cinco juegos y medio por debajo de los Cascabeles (77-59), que está noche juegan contra los Rockies de Colorado.

"Estamos en un momento de la temporada en el que tenemos que realizar algunos ajustes con la nómina", admitió el gerente general de los Gigantes, Brian Sabean. "Un par de cosas tuvieron que ver en la decisión. En ambos casos hubo una reducción del papel, del tiempo de juego".

Sabean explicó que estaba tratando de enviar a los dos jugadores a otros equipos en el día para que puedan "continuar sus carreras".

Los Gigantes tienen 10 días para cambiar o dejar libres a los jugadores, pero tendrían que cambiarles a un contendiente antes del jueves para que sean elegibles a participar en la fase final del campeonato.

Rowand es el segundo jugador mejor pagado de los Gigantes después del lanzador Barry Zito, con un contrato de 12 millones para la presente temporada y el mismo salario para la del 2012.

El jardinero, que tiene .233 de promedio de bateo con cuatro jonrones y sólo 21 carreras impulsadas en 108 partidos, se limitó a decir que "no hay nada que comentar" cuando dejó el vestuario del AT&T Park, de San Francisco, después de haber limpiado su casillero.

Mientras, los Gigantes también incorporaron a su nómina al jardinero Pat Burrell, que estaba en rehabilitación por una lesión, y adquirieron el contrato del jugador de cuadro Brett Pill del equipo de Fresno, que milita en la Triple A.