Las enmiendas a una ley ambiental que analiza el Senado brasileño podrían permitir que algunos estadios para el Mundial de 2014 sean construidos en zonas protegidas.

Los cambios incluirían a proyectos de la Copa del Mundo en una serie de exenciones para autorizar la deforestación de zonas de conservación en el país más grande de Sudamérica.

La propuesta señala que la construcción urgente de estadios y otras instalaciones para eventos internacionales podría ser autorizada en áreas protegidas.

Las comisiones senatoriales están analizando las enmiendas.

Brasil también organizará la Copa Confederaciones de 2013 y los Juegos Olímpicos de Río 2016.