La Reserva Federal estadounidense (Fed) anunció hoy que el grupo financiero Goldman Sachs (GS) deberá afrontar una sanción económica a causa de "un patrón de mala conducta y negligencia" en sus servicios inmobiliarios.

El objetivo de esta medida es que los afectados por la mala praxis en la gestión de los préstamos hipotecarios puedan ser compensados por haber sufrido embargos ilícitos, informó hoy la Fed en nota de prensa.

La Fed, que no especificó la cantidad a la que ascenderá la multa, obligó también al grupo a mantener un consultor independiente para revisar las ejecuciones hipotecarias pendientes desde 2009 y 2010 que habían sido llevadas a cabo por su filial de servicios inmobiliarios Litton Loan Servicing.

Las personas que trabajaban para firmas hipotecarias o para intermediarios preparaban y firmaban documentos que justificaban la ejecución de un embargo sin una cuidadosa verificación previa de los mismos.

A causa de esta falta de rigor, muchos propietarios de viviendas en Estados Unidos perdieron sus hogares, y esto provocó un escándalo que llevó a las autoridades federales a abrir una investigación.

Goldman Sachs completó precisamente hoy la venta de la filial Litton a la Corporación financiera Ocwen por 264 millones de dólares.

El grupo bancario, que se ha tenido que enfrentar a otras acciones legales desde la crisis financiera, anunció hace unos meses una provisión de 2.000 mil millones de dólares para hacer frente a los costos legales.

La revisión de las ejecuciones hipotecarias que la Fed ha impuesto a GS es similar a las ordenadas a otros bancos durante este año dentro de su campaña de medidas coercitivas ante "la mala conducta y la negligencia en el servicio de hipotecas residenciales".