Katia se debilitó a tormenta tropical conforme se traslada por el Océano Atlántico, pero los meteorólogos dijeron que esperan que se fortalezca nuevamente en los próximos dos días.

Katia estaba la tarde del jueves a aproximadamente 1.497 kilómetros (930 millas) al este de las Islas Leeward y se movía hacia el oeste a casi 30 kph (18 mph) con vientos máximos sostenidos de cerca de 113 kph (70 mph), con un decremento de 8 kph (5 mph). Este fin de semana podría convertirse en un huracán fuerte.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos señaló que es muy pronto para decir si Katia golpeará Estados Unidos. Se espera que pase por el norte del Caribe.

Mientras tanto, otros dos sistemas de tormenta se están desarrollando en mar abierto, pero los especialistas dijeron que era demasiado pronto para decir si alguno podría tocar tierra.

Meteorólogos informaron por la noche que se formó una nueva depresión tropical en el Golfo de México. Se emitieron avisos de tormenta tropical para las costas de Mississippi a Texas, estado que sufre una severa sequía.

El meteoro ya ocasionó que dos importantes compañías petroleras retiren a sus trabajadores de un puñado de plataformas de perforación. Royal Dutch Shell y ExxonMobil dijeron que también disminuiría un poco su producción, aunque sólo en una fracción.

El centro de huracanes dijo que un sistema de baja presión que se mueve lentamente 579 km (360 millas) al norte de las Bermudas tiene un 50% de convertirse en ciclón tropical en los próximos dos días, primer paso hacia una tormenta tropical.

Además, una depresión tropical en el este del Pacífico se debilitó en el suroeste de México y se espera que se disipe el jueves por la noche.