Dos fiscales de Los Angeles quieren demorar la revelación de actas forenses y de los bomberos sobre la muerte de Michael Jackson a las partes en un juicio civil para evitar filtraciones a la prensa antes de otro juicio que se realizará contra el médico del cantante.

En el caso civil la compañía de seguros británica Lloyd's of London está demandando a la enorme promotora de conciertos AEG Live por la póliza que respaldaba la serie de conciertos que nunca llegó a realizar el cantante.

El miércoles, en una serie de documentos los vicefiscales de distrito David Walgren y Deborah Brazil dijeron que las filtraciones a los medios de comunicación serían inevitables si se liberan los reportes para el caso civil.

Los fiscales pidieron que los materiales, incluyendo fotografías de la autopsia de Jackson, no sean divulgados hasta la conclusión del juicio por homicidio involuntario contra el médico Conrad Murray.

Los fiscales señalaron que el caso de Murray ha tenido un seguimiento "importante e incesante en los medios de comunicación" por lo que cualquier filtración en los medios complicaría la selección del jurado para el proceso penal del médico que comenzará el 8 de septiembre.

Los fiscales pronostican que aquellos que tengan acceso a la evidencia recibirían dinero a cambio de cualquier tipo de información. También dijeron que parte del material que piden para la demanda podría quedar sin ser admitido como evidencia en el juicio penal.

Jackson murió en junio de 2009. Tenía 50 años. Al morir se preparaba para viajar a Londres para presentar su serie de conciertos "This Is It".

Lloyd's había asegurado a Jackson por 17.5 millones de dólares por los conciertos. La aseguradora lucha contra la póliza que señala el pago argumentando que desconocían que el cantante estuviera tomando medicamentos antes de morir por una sobredosis del fuerte anestésico propofol.