El presidente mexicano, Felipe Calderón, entrará en su sexto y último año de mandato con un país "inmerso en una crisis" de seguridad y con "nubarrones de una recesión económica", dijeron hoy a Efe diversos observadores políticos y expertos.

La situación no cambiará o empeorará en lo que resta del sexenio, que concluye en 15 meses, según coincidieron en entrevistas realizadas por separado los observadores políticos José Antonio Crespo, Salvador García Soto y Helena Varela, y el senador Pedro Joaquín Coldwell, del opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Durante su campaña electoral, Calderón prometió ser "el presidente del empleo" y al iniciar su mandato lanzó una guerra contra el narcotráfico.

La creación de empleos, de los que se requieren al menos 1,2 millones al año, tropezó con crisis externas y este año solo se crearán unos 600.000; mientras que el combate al narcotráfico y la guerra entre organizaciones criminales ha sufrido un resultado hasta el momento de 40.000 muertos.

Los resultados "son muy pobres". Aunque la crisis económica fue propiciada por factores externos, la política de empleo no resultó, y en seguridad la estrategia ha sido "contraproducente", dijo José Antonio Crespo, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

"No se cumplió con la creación de empleos y la inseguridad se ha disparado con el derramamiento de sangre", expresó por su parte el senador Coldwell.

"Estos cinco años concluyen con un país convulsionado por la violencia", consideró García Soto, columnista del diario El Universal.

"Los muertos hablan" de la estrategia de Calderón, que ha provocado una fractura en la sociedad que tiene "miedo por la pérdida de control en la seguridad pública", dijo, por su parte, Helena Varela, directora de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana.

Sobre la economía, dijo que ha habido un crecimiento acumulado de 2,5%, pero eso no sirvió para generar el empleo necesario, además de que el desempleo pasó del 3,6% al 5,5%.

Los observadores creen que la estrategia contra el narcotráfico ha sido contraproducente porque se incrementó el consumo de drogas, se perdió control territorial ante los narcotraficantes, la "violencia está fuera de control" y los delitos graves siguen aumentando.

Coldwell apuntó que "la eficacia punitiva del Estado no ha mejorado, solo el 15% de los detenidos por delincuencia organizada es sentenciado".

El senador reconoce que el presidente, que mañana presentará su quinto informe de Gobierno al Congreso, "ha tenido una enorme voluntad y valentía para enfrentar a la delincuencia organizada, pero los resultados son pobres".

Los cuatro consideran, con matices, que fue errónea la estrategia de Calderón y no creen que la modifique en lo que resta del sexenio. Según Varela, el jefe de Estado "tiene poca capacidad de autocrítica".

Calderón, del Partido Acción Nacional (PAN), admite que ha sido uno de los mandatarios más criticados y que respeta la libertad de expresión, "incluso en sus excesos, que los ha habido".

"Uno quisiera tener la capacidad de explicación de todas las acciones y decisiones que toma, y eso no es posible", dijo el gobernante el martes a la cadena Televisa.

También con matices, los cuatro entrevistados opinan que la situación en que está el país es responsabilidad del presidente, aunque Varela indicó que habría que incluir a los poderes Legislativo y Judicial.

Crespo señaló que el mandatario lanzó "esta guerra" sin consultar con otros poderes, incluso con EEUU, y destacó que con ella buscaba elevar su popularidad y probablemente "compensar la falta de legitimidad con la que llegó en 2006 (por la cuestionada elección)".

El senador aseguró que el Legislativo ha aprobado una gran cantidad de cambios en materia de seguridad y que si no han tenido efecto es porque no se han aplicado o se han realizado mal.

"No hay otro periodo de la historia de México, ni siquiera cuando el dominio del Congreso era de un solo partido (el PRI), que haya aprobado tantas modificaciones legales en materia de seguridad publica y justicia penal", afirmó.

"El Congreso le ha dado facultades extraordinarias para combatir al crimen organizado", apuntó Coldwell, quien citó medidas como el polémico arraigo, la extinción de dominio, los jueces de control para acelerar medidas cautelares y facultades para incomunicar a reos peligrosos.

Además, "todo indica que la caída económica en Estados Unidos y Europa afectará a México y habrá una desaceleración económica en 2012", aseveró Coldwell al concluir que Calderón entregará al próximo mandatario "un país urgido de una renovación nacional".