Una de la mujeres más ricas de España, quien se casará por tercera vez a los 85 años, reconoció que tuvo que superar la oposición de sus hijos al matrimonio pero insistió que sigue en control de su vasta fortuna.

En sus primeras declaraciones desde que anunció la boda la semana pasada, la Duqueza de Alba dijo a la revista ¡Hola! que no fue presionada para dividir parte de su fortuna entre sus seis hijos antes de casarse.

"El reparto lo he hecho yo porque he querido. Nadie me ha presionado", dijo. "Además, mientras yo viva, sigue todo en mis manos".

La duquesa dividió gran parte de su riqueza entre sus hijos en julio, asignando castillos, palacios y otras propiedades de la Casa de Alba, que tiene 500 años de antigüedad. Los hijos heredarán las propiedades después de su muerte.

La prensa española reportó que la familia está satisfecha con la decisión y semanas después, la duquesa anunció su planes para casarse con Alfonso Díez, un funcionario público de 60 años que conoció por primera vez hace 30 años, pero con quien empezó una relación sentimental hace tres años cuando se encontraron en un cine.

En la edición de esta semana de la revista, la duquesa reconoció que el acuerdo "fue algo difícil de conseguir" pero que estaba resuelta a hacerlo.

"Lo conseguí tratando de convencer a unos y a otros", le dijo a la revista. "No soy una persona que suele dejarse manejar. Tengo mis propias ideas y procuro hacerlas realidad".

La duquesa, cuya fortuna se calcula entre 600 millones y 3.500 millones de euros (867 millones y 5.000 millones de dólares), dijo a ¡Hola! que la boda sería pequeña y tendrá lugar en una capilla en su Palacio de las Dueñas en Sevilla, en octubre.

La fecha no ha sido fijada.

La duquesa, quien frecuentemente aparece en las páginas de chisme y revistas de España, es pariente lejana de la reina Isabel de Inglaterra y de Winston Churchill. Su nombre completo es María del Rosario Cayetana Alfonsa Victoria Eugenia Francisca Fitz-James Stuart y de Silva.