Concejales hispanos y afroestadounidenses de Chicago sumaron sus voces a las exhortaciones al gobernador Pat Quinn para que firme una ley con el propósito de ampliar del número de casinos en Illinois.

El concejal Daniel Solís, de la bancada hispana del ayuntamiento, dijo el miércoles que un casino traería millones de dólares a la ciudad cada año y ayudaría a financiar las mejoras de infraestructura.

Los concejales recordaron los casi 1.000 kilómetros (600 millas) de cañerías que tienen más de un siglo de antigüedad. También señalaron que la ciudad necesita por lo menos 1.000 millones para atender las necesidades en infraestructura de las escuelas públicas.

El alcalde de Chicago Rahm Emanuel ha impulsado recientemente al gobernador a firmar el proyecto de ley a fin de incrementar los juegos de azar, sobre el que Quinn ha expresado sus reservas.

El proyecto de ley, además del de Chicago, añadiría otros cuatro casinos, ampliaría los juegos de azar en los casinos existentes y pondría maquinas tragamonedas en los hipódromos.