El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, censuró hoy que "los escuálidos", como llama a sus opositores, estén empeñados en "sabotear" el censo nacional de población que se efectuará entre mañana y el 30 de noviembre próximo.

"Los escuálidos sí son locos de verdad. Algunos andan diciendo que no respondan" a las preguntas del censo, destacó en una llamada telefónica a la televisión estatal desde el Hospital Militar donde es sometido a sesiones "preventivas" de quimioterapia para evitar una recaída del cáncer que se le detectó en junio pasado y que asegura ya no existe.

"Es difícil entender a alguna gente que cuando digo locos es porque no tiene razón para estar tratando de sabotear el censo nacional. Esto es insólito, pero así anda la oposición venezolana: sin razón", subrayó Chávez.

Entre los opositores que han cuestionado el censo consta el presidente del opositor partido democristiano Copei, Roberto Enríquez, quien dijo a Efe que algunas de las 64 preguntas del censo "invaden la privacidad de los ciudadanos", "no se justifican (...) y resultan impertinentes".

Entre éstas identificó las que pide nombres y apellidos de los miembros del hogar censado, las que indagan acerca del trabajo en el que se desempeñan los ciudadanos, los ingresos que perciben, el vehículo que poseen y el número de habitaciones ocupadas.

El presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Elías Eljuri, ha insistido en que las preguntas no tiene objetivos políticos y en recientes declaraciones a Efe aclaró que los encuestados no están obligados a dar su nombre completo.

Tampoco se les exigirá, sostuvo, documentos de identidad o de propiedad de la vivienda que ocupan, aunque destacó que las preguntas de este tenor fueron diseñadas acorde a los requerimientos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Esta instancia de la ONU ha dicho que el censo es "casi imprescindible" para el diseño de políticas, y lo ha considerado una oportunidad "de ser reconocido en la foto del país" y "una afirmación del derecho a la identidad", según el representante del PNUD en el país, Alfredo Missai.