Una sorpresiva reducción en la tasa referencial de intereses Selic generó manifestaciones de apoyo entre empresarios y sindicalistas brasileños, pero analistas alertaron sobre una posible pérdida de independencia de parte del Banco Central.

El Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central decidió la noche del miércoles reducir la tasa Selic a 12% anual desde 12,5%, en la primera baja desde que la presidenta Dilma Rousseff asumió el poder el 1 de enero.

La reducción causó sorpresa luego de que analistas económicos vaticinaron que el Copom mantendría el Selic invariable. En sus últimas reuniones de este año, celebradas cada mes y medio, había incrementado la tasa en un esfuerzo por enfriar la economía para combatir la inflación.

El boletín de mercados emergentes de Bank of America/Merril Lynch indicó que el corte anticipa futuras reducciones en la tasa de interés en las próximas reuniones del comité.

"Ahora esperamos que el Banco Central realice otros tres cortes de 50 puntos básicos en las próximas reuniones (octubre, noviembre y enero). Esos cortes llevarán el Selic a 11% al concluir este año y a 10,5% en 2012", señaló el boletín.

Con su decisión, el Banco Central indicó confianza en la tendencia de reducción inflacionaria prevista por el gobierno para los próximos meses pero despertó suspicacias porque tanto la presidenta Rousseff como el ministro de Hacienda, Guido Mantega, habían manifestado el martes que existían condiciones para reducir la tasa Selic.

"A partir de este momento comenzamos a ver la posibilidad de reducción de los intereses en Brasil, que hoy aplica las más altas tasas", dijo Rousseff en un acto público el martes, el mismo día en que comenzó la reunión del Copom.

Los diarios Folha de S. Paulo y O Estado de S. Paulo publicaron títulos que indicaban que el Banco Central redujo la tasa Selic "bajo presión" del gobierno, en contraste con su tradición de independencia.

Para la Confederación Nacional de la Industria (CNI), la baja en la tasa Selic ayudará a enfrentar las dificultades surgidas de la crisis financiera global y permitirá sustentar la actividad económica.

"El Banco Central priorizó la sustentación de la actividad económica en un momento de menor ímpetu de la inflación", señaló un comunicado de la CNI, que elogió también la reciente decisión gubernamental de aumentar el superávit primario de este año a 79.875 millones de dólares desde 73.625 millones.

En el mismo tono, el diputado Paulo Pereira da Silva, presidente de la organización Fuerza Sindical, indicó que la reducción de la tasa referencial de intereses fue un paso en la dirección correcta, aunque consideró que fue insuficiente.

"La decisión del Copom es extremadamente tímida e insuficiente. El Banco Central acertó en el remedio pero se equivocó en la dosis", señaló Da Silva en un comunicado divulgado por la coalición Fuerza Sindical. Consideró que existe margen para una reducción mayor en la tasa Selic.

No obstante, analistas citados por medios de prensa indicaron que la decisión es un peligroso precedente porque indica que el Banco Central cedió en su independencia frente al gobierno.

"La independencia del Banco Central está golpeada", comentó Luiz Carlos Mendonca de Barros, director de Quest Inversiones, citado por el diario Folha de S. Paulo. Consideró que aún existen presiones inflacionarias, por lo cual el comité no habría reducido la tasa Selic sin presión del gobierno.

Igualmente, el ex presidente del instituto emisor Carlos Longoni, alertó en una entrevista con el diario O Estado de S. Paulo que "está en juego la credibilidad del Banco Central", cuya independencia consideró como el principal sustento para superar la crisis de 2008.

La propia mandataria respondió a los temores el jueves en una entrevista con radios de la ciudad suroccidental de Belo Horizonte, donde aseguró que la autonomía del instituto emisor está garantizada desde el gobierno de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

"Desde el gobierno del ex presidente Lula e incluso antes de él, se optó una relación de autonomía entre el gobierno y el Banco Central", afirmó Rousseff en la entrevista. "Creo que dependiendo de la coyuntura internacional tendremos un aumento o disminución" de los intereses.

El Copom aprobó la baja en la tasa referencial de intereses con cinco votos a favor y dos en contra, que se pronunciaron por mantenerla en 12,5% anual.

"Reevaluando el escenario internacional, el Copom considera que hubo un deterioro sustancial, sustentado en reducciones generalizadas y de gran magnitud en las proyecciones de crecimiento para los principales bloques económicos", señaló el comité en su declaración emitida la noche del miércoles.