Las autoridades argelinas han rechazado la entrada en el país de Muamar al Gadafi y el presidente, Abdelaziz Buteflika, no ha contestado a una llamada telefónica del coronel libio, informó hoy el diario Al Watan, que cita a fuentes cercanas a la presidencia.

Según dichas fuentes, Gadafi podría encontrarse en la ciudad libia de Gadames, cercana a la frontera argelina, junto a varios miembros de su familia.

Las fuentes agregaron que todos los intentos de Gadafi de entrar en contacto con las autoridades han sido rechazados.

"Gadafi ha intentado hablar por teléfono con el presidente Abdelaziz Buteflika, que ha rechazado la comunicación", aseguró al diario un consejero del jefe de Estado argelino citado por el rotativo.

Según la fuente, Buteflika justificó el rechazo a responder a la llamada aludiendo que estaba ausente y ocupado con los asuntos del país.

La fuente precisó asimismo que no era la primera vez que Gadafi o alguien cercano al coronel había intentado entrar en contacto con las altas autoridades del país, entre ellas Buteflika, y subrayó que su postura era "clara y neutra".

"Rechazamos inmiscuirnos en los asuntos internos de Libia", declaró la fuente al diario Al Watan.

Por otra parte, según el Watan la entrada el pasado lunes de la esposa de Gadafi, Sofía, y tres de sus hijos, Aníbal, Mohamed y Aisha, en territorio argelino se produjo "con el acuerdo y las garantías de algunos miembros del Consejo Nacional Transitorio (CNT), el órgano político de los rebeldes".

"Sin la ayuda y el consentimiento del CNT, la familia de Gadafi no hubiera nunca llegado a la frontera", insistió la fuente.