La organización ecologista Greenpeace anunció hoy que Adidas, segundo productor mundial de ropa deportiva, eliminará de aquí a 2020 "todas las sustancias tóxicas de su cadena de distribución y del ciclo de vida de sus productos".

Un estudio presentado por Greenpeace el pasado julio vinculaba la contaminación en varios ríos de China con la actividad de fábricas proveedoras de grandes marcas del sector textil.

En un comunicado, Greenpeace expresó su satisfacción por que, "tras Puma y Nike, Adidas es el tercer gran fabricante que cede, menos de dos meses después del lanzamiento de nuestra campaña 'Trapos Sucios'", destinada a sensibilizar a firmas de ropa sobre los daños ambientales causados por las fábricas que subcontratan en países en desarrollo para la manufactura de sus artículos.

Según esta organización, con el compromiso de las tres grandes marcas se vislumbra la posibilidad de una descontaminación de la industria textil en su conjunto, ya que las subcontratas se verán obligadas a adaptar su producción a estándares respetuosos con el medioambiente.

"El camino todavía es largo. Por ahora sólo se trata de declaraciones de intenciones, así que vigilaremos que las empresas cumplan su palabra y apliquen efectivamente los planes de acción que deben hacer públicos en las próximas ocho semanas", indicó.

Adelantó, asimismo, que en las próximas semanas entablará negociaciones con firmas como Lacoste, G-Star Raw, Uniqlo y Li Ning para detener la emisión de productos peligrosos.

Las sustancias que más preocupan a la organización son el nonilfenol y el PFC, prohibidas en la Unión Europea y que pueden producir cambios hormonales en seres vivos, por lo que, según el estudio de julio, son capaces de alterar el sexo de los peces y reducir el esperma en los hombres.