El ex gobernador Didalco Bolívar regresó el miércoles a Venezuela para responder las acusaciones penales por corrupción en su contra.

Bolívar fue detenido por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional en el aeropuerto internacional de Caracas poco después de descender de un vuelo comercial procedente de Panamá, donde se refugió luego que no prosperó ante el gobierno de Perú su solicitó de asilo, alegando ser un perseguido político en Venezuela.

El ex gobernador del estado Aragua, dirigente del otrora partido oficialista Podemos, declinó formular comentarios sobre su caso, pese a la insistencia de los periodistas. En su lugar se concentró en acusar de corrupción a su ex compañero de partido, el diputado Ismael García, un severo crítico del gobierno del presidente Hugo Chávez.

"Reafirmo mis declaraciones de que el Partido Podemos se ha convertido en una franquicia" al supuestamente negociar con grupos económicos las candidaturas de las gobernaciones de al menos cuatro estados, indicó Bolívar, sin dar detalles, en declaraciones difundidas por la televisión estatal.

Bolívar, que se desempeñó como gobernador de Aragua entre 1995 y 2008, fue acusado por la Fiscalía de presuntos ilícitos administrativos en la adjudicación de un contrato para la adquisición de equipos médicos durante su gestión.

De acuerdo a la investigación, entre el 2004 y 2005, la gobernación de ese estado sin licitar adjudicó a dos empresas vinculadas con algunos de sus subalternos contratos para la "adquisición de la totalidad de equipos médicos para suministrarlos a dos centros asistenciales".

Esos centros hospitalitario "nunca fueron creados", ocasionando un daño patrimonial estimado en unos 20 millones de bolívares (unos 9,3 millones de dólares), agregó la investigación. No está claro si esos equipos finalmente fueron adquiridos o si se destinaron a otros centros hospitalarios.

El ahora ex gobernador dijo entonces que sus problemas judiciales comenzaron luego que se opuso en 2007 a la voluntad de Chávez de fusionar a todas las agrupaciones aliadas al gobierno en un partido único, lo cual le valió una condena de parte del mandatario.

De ser declarado culpable por alguno de los tres delitos Bolívar podría ser condenado a cárcel entre 6 meses y 10 años de prisión.