Juan Martín del Potro saboreó el miércoles su primera victoria en el US Open desde que fue coronado campeón del torneo en el 2009, pero también demostró tener claras sus limitaciones.

"Sé la exigencia que requiere este torneo y sé lo que me está costando, y el esfuerzo que estoy haciendo para poder jugar en un buen nivel, para tratar de manejar las emociones fuertes que estoy viviendo", dijo el jugador de 22 años. "También sé que en primera ronda pueden haber partidos muy duros".

Ese no fue el caso minutos antes, cuando venció cómodamente por 6-3, 6-1, 6-1 al italiano Filippo Volandri.

Del Potro superó así su primera ronda del último torneo Gran Slam del año. Se enfrentará a su compatriota Diego Junqueira en el siguiente encuentro.

El tandilense se mostró el miércoles contento de regresar a la ciudad que le vio ser campeón, pero habló a los periodistas de forma prudente, admitiendo que aún no está en su mejor etapa.

"Sé que hay otros jugadores que están jugando mucho mejor que yo en este momento, especialmente los 10 primeros", señaló. "Aún así, para mí, estar aquí es increíble, es una gran oportunidad para mi futuro. Se que me estoy acercando poco a poco a mi mejor nivel y eso es importante".

Del Potro, el latinoamericano con mejor preclasificación, en el puesto 18, admitió haber estado nervioso al principio de su encuentro con el italiano, y dijo que le costó un poco "encontrarle la vuelta".

Sin embargo, el argentino adquirió confianza después del primer set, superando en velocidad a Volandri y presentando un servicio efectivo, con un total de 18 aces.

El argentino jugó confiado bajo un fuerte sol en el estadio Louis Armstrong, mientras que su adversario pareció sufrir una lesión y tuvo que recibir tratamiento en la espalda y hombro izquierdo durante un descanso del tercer set.

Del Potro tardó una hora y 28 minutos en despachar a Volandri, con siete puntos de quiebre ganados en 14 oportunidades.

La "Torre de Tandil" perdió este año en los octavos de final de Wimbledon ante el español Rafael Nadal. También sucumbió ante el suizo Roger Federer en la segunda ronda del Masters de Cincinnati.

No jugó el US Open del año pasado debido a una lesión en la muñeca y, de hecho, describió el 2010 como un año triste para él.

"Llevó mucho tiempo arreglar esa lesión y después regresar, pero creo que ese es el pasado. Está totalmente atrás. Puedo jugar al tenis de nuevo", declaró, antes de añadir que la muñeca sólo le duele cuando hay mucha humedad.

El tenista confió en que el saque, una de sus armas infalibles, no le falle el resto del torneo. También espera el apoyo del público, especialmente los argentinos, a quienes agradeció repetidamente que acudieran a verle en Nueva York.

"Disfruto mucho del público, que se emociona mucho. Aquí cada partido está abarrotado. Y eso me ayuda a luchar," dijo. "Recuerdo que en la final de hace dos años contra Roger, cuando perdía, la gente empezó a animar más a mi favor que al de Roger, y eso me ayudó mucho a ganar la final".

Las prioridades de Del Potro son ahora mantenerse sano y entrenar mucho para la próxima temporada, señaló. ¿Se coronará de nuevo campeón en Flushing Meadows?

"No lo sé, pero si lo logré una vez, quién sabe lo que pueda pasar", dijo. "Gané aquí y luego no pude jugar ningún torneo el año pasado. Así que quizás en el futuro. Pero para mí, en este momento, jugar este torneo, o jugar tenis de nuevo, es algo increíble".

__________________

Claudia Torrens está en Twitter como @ClaudiaTorrens