El Inter anunció el miércoles la contratación en calidad de préstamo del atacante argentino de la Lazio, Mauro Zárate, en el último día del mercado de jugadores.

"El atacante firmó un contrato hasta el 30 de junio de 2015, en calidad de préstamo con derecho a la cesión definitiva", señaló el Inter en su portal de internet.

El club de Milán pagó 2,7 millones de euros (3,9 millones de dólares) por el préstamo y el precio de su cesión definitiva se fijó en 15 millones de euros (21 millones de dólares), según la Corriere dello Sport.

Al abandonar la sede del Inter, tras firmar el contrato, el jugador dijo que "mi decisión era la de venir a este equipo, hemos luchado por llegar y ahora debo demostrar lo que valgo".

"Estoy muy contento, tengo deseos de entrenarme y de hacerlo bien. El Inter es un gran equipo y la negociación fue dura", manifestó.

Cuando le consultaron si tenía un mensaje para el técnico de la Lazio Edy Reja, respondió: "no tengo ningún mensaje".

El atacante argentino tuvo numerosos problemas con Reja, que lo excluyó de la formación que presentó el 18 de agosto en el encuentro que Lazio goleó 6-0 al Rabotnicki macedonio en la fase preliminar de la Liga Europa.

Al ser enviado a la tribuna, Zárate abandonó la concentración.

Reja desmintió en esa ocasión su presunta antipatía hacia Zárate: "Para mí los jugadores son todos iguales y yo estaría feliz que se quedara porque tendría otras alternativas".

"Sus cualidades son indiscutibles, pero habría que ver su comportamiento, dentro de poco será padre y quizás tendrá una mayor responsabilidad, podrá madurar y mejorar mucho, pero depende de él porque yo dejo las puertas abiertas a todos y trato a todos de la misma manera", aseguró.

Zárate, de 24 años y ex jugador de Vélez Sarsfield, Birmingham City y Al Saad de Qatar, realizó su mejor campeonato cuando llegó a la Lazio, en el 2008, al marcar 13 goles. Bajó a tres en el campeonato siguiente y anotó nueve en el último.

El Inter reforzó su ataque además con la incorporación del ariete uruguayo Diego Forlán.