El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, criticó de nuevo la decisión de Brasil de no extraditar al prófugo italiano Cesare Battisti, sentenciado en su país a cadena perpetua por cuatro asesinatos ocurridos en la década de 1970.

Napolitano señaló que la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) de Brasil "tiene un significado profundamente perjudicial del respeto debido a los acuerdos suscritos" entre los dos países.

Asimismo, indicó que la decisión no se apegó "a las razones de la lucha contra el terrorismo y para la defensa de su ordenación constitucional, que Italia ha llevado adelante en el pleno respeto de las normas de un Estado de derecho".

"Estoy aún convencido que no hemos sido capaces de hacer comprender que cosa significó para nosotros el terrorismo y la fuerza extraordinaria para vencerlo", expresó en una carta publicada el miércoles en el diario La Stampa.

Napolitano recordó de haber "siempre promovido y sostenido toda iniciativa para obtener de Brasil la entrega de Battisti a Italia".

El presidente de la República de Italia envió la carta al periódico tras la publicación de un libro de un ex juez de Milán Giuliano Turone sobre el "caso Battisti".

Battisti, de 56 años, fue condenado en su país de cometer cuatro asesinatos a fines de la década de 1970 cuando militaba en la organización rebelde Proletarios Armados por el Comunismo (PAC).

La permanencia del prófugo convertido en autor de novelas de misterio remeció las relaciones entre Brasil e Italia, cuyo gobierno protestó airadamente cuando el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva decidió, en el último día de su mandato el 31 de diciembre, autorizar su permanencia en el país sudamericano.