La líder universitaria chilena Camila Vallejo encabezó el miércoles una marcha estudiantil en la capital brasileña y condenó la represión que sufren sus compañeros que protestan en su país.

Vallejo fue la figura de una manifestación de la Unión Nacional de Estudiantes (UNE) de Brasil que recorrió el centro de Brasilia para defender su reivindicación histórica de destinar 10% del producto interno bruto (PIB) a la educación. El presupuesto vigente destina 4,3% del PIB a la enseñanza.

"En Chile tenemos las mismas reivindicaciones que ustedes en Brasil, sólo que allá sufrimos represión cuando nos manifestamos", se quejó la dirigente subida en un camión con altoparlantes estacionado frente a la sede del Banco Central.

Agregó que "en Brasil el movimiento estudiantil se articuló con la sociedad y el gobierno a lo largo de la historia y obtuvo conquistas, aunque fueran pequeñas. En Chile hay un descontento muy grande y sólo ahora hemos logrado una aproximación con la sociedad".

La presidenta Dilma Rousseff fue informada de la presencia de Vallejo en Brasilia, dijo el presidente de la UNE, Daniel Iliescu, presidente de la organización estudiantil, quien encabezó una delegación de estudiantes que llevaron sus demandas a la gobernante. Vallejo no participó del encuentro.

Según Iliescu, la presidenta evitó hacer un pronunciamiento sobre la represión de las protestas estudiantiles en Chile.

Mientas los estudiantes se reunían con Rousseff, Vallejo asistió a una sesión de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados que se solidarizó con el movimiento estudiantil chileno.

La dirigente brasileña Camila Moreno, de la UNE, indicó que la solidaridad con los estudiantes chilenos que desde hace tres meses protestan por la calidad de la educación es una de las banderas de la marcha del miércoles que según sus organizadores congregó a 10.000 alumnos de universidades y colegios.

Entre los manifestantes numerosos estudiantes brasileños ondearon banderas chilenas en solidaridad con sus pares de ese país.

Iliescu indicó que los estudiantes también reclamaron al gobierno que destine a la enseñanza 50% del fondo social que será generado con las reservas petrolíferas de aguas profundas.

"Brasil ya es la séptima economía del mundo y en unos años será la quinta economía del mundo. Infelizmente en materia de educación estamos entre los últimos lugares del ranking y vamos a seguir así si no se aumentan los recursos para la educación", afirmó Iliescu.

Vallejo, una militante comunista y alumna de Geografía de la Universidad de Chile, tiene previsto participar de un encuentro de dirigentes estudiantiles con el presidente Sebastián Piñera, el sábado, cuando presentarán sus reivindicaciones de fin del lucro en la educación, mayores aportes financieros y equidad, calidad y gratuidad en la enseñanza.

En la manifestación, Vallejo rechazó la imagen que proyecta Chile de ser un país modelo que ha superado sus deficiencias. "No somos modelo de un país con perspectiva, sólo de falta de oportunidad y falta de educación", declaró.

La activista también ha reclamado el fin de la represión a las manifestaciones estudiantiles, que han incluido marchas, ocupación de colegios y huelgas.

La semana pasada murió un estudiante de 16 años al recibir un disparo durante los desmanes desatados tras dos días de protestas estudiantiles en Chile.