Varios miles de libios celebraron el miércoles en la principal plaza de Trípoli el inicio de un importante feriado musulmán y la salida de Moamar Gadafi.

Hombres arrodillados rezaban en ordenadas filas, las mujeres daban alaridos y algunos combatientes rebeldes disparaban al aire durante las festividades del Eid el-Fitr o fin del Ramadán, en la Plaza de los Mártires para conmemorar a aquellos que fallecieron en la batalla de seis meses contra Gadafi.

La multitud rompió en cantos de "¡Pon tu cabeza en alto, eres libio!" mientras los rebeldes formaron filas de recibimiento y civiles caminaban hacia ellos, estrechando sus manos en gratitud.

Adel Taghdi, quien es dueño de una tienda de azulejos, rompió en llanto. Dijo que nunca se había sentido en casa mientras gobernaba Gadafi.

"Sólo queremos vivir libres".