Los rebeldes libios capturaron al ministro de relaciones exteriores del gobierno de Moamar Gadafi, informó el jueves un representante de los insurgentes.

Ahmed Said, un asesor del ministro del interior del gobierno interino, confirmó que el canciller fue capturado pero no lo identificó por su nombre.

"No podemos dar detalles, pero puedo confirmar que él está detenido", dijo Said.

Hace una semana, el canciller libio Abdul Ati al-Obeidi dijo a canal 4 de la televisión británica que el gobierno de 42 años de Gadafi había terminado.

Después de seis meses de guerra civil, los rebeldes han tomado el control de gran parte de Libia, incluyendo la capital Trípoli, terminando efectivamente con el régimen del dictador. Sin embargo, el líder y su familia no han sido capturados y los rebeldes están en busca de figuras destacadas del derrocado régimen. Los rebeldes dicen que quieren enjuiciar a Gadafi.

El miércoles en la noche, dos hombres que aseguran ser hijos de Gadafi hicieron conflictivos llamados desde su escondite, uno pidiendo negociar con los líderes rebeldes y el otro pidiendo a los leales al régimen pelear hasta la muerte.

Los mensajes contradictorios reflejan la creciente agitación en el círculo cercano al líder en la víspera del 42do aniversario de su llegada al poder. Los rebeldes están recabando pistas sobre el paradero de Gadafi con combatientes del régimen capturados y otros, y se cree ya no está en Trípoli, dijo Abdel Hakim Belhaj, jefe militar de los rebeldes en la capital.

Las fuerzas rebeldes han avanzado hacia tres bastiones del régimen: Sirte, el pueblo natal de Gadafi; Bani Walid, al sur de Misrata, y Sabha, a cientos de kilómetros (millas) al sur de la capital.

Han habido especulaciones de que Gadafi se esconde en uno de esos tres poblados.