Israel ha bloqueado una partida de 106 millones de dólares (73 millones de euros) que debía transferir a los palestinos en virtud de un acuerdo alcanzado con la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para que pagara a sus funcionarios antes del fin del Ramadán.

El ministro israelí de Finanzas, Yuval Steinitz, rechazó la solicitud palestina de proceder a la transferencia temprana de esa partida procedente de los impuestos y tasas de aduana recogidos a trabajadores y mercancías palestinas, informa hoy el diario "Haaretz".

Steinitz desestimó la demanda palestina incluso a pesar de que tanto profesionales de su propio ministerio como de Defensa y de la Autoridad de Aduanas apoyaran transferir esa partida y hubiera un acuerdo de principio alcanzado con la ANP sobre la cuestión.

Como consecuencia de la decisión adoptada por el titular de Finanzas israelí -destacó al medio un alto funcionario israelí-, la ANP tiene problemas para pagar a miles de sus empleados, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad al concluir esta semana el mes de Ramadán.

El traspaso del dinero retenido en concepto de tasas aduaneras de Israel a la ANP está estipulado en los protocolos económicos del proceso de paz de Oslo (1993-2000).

El así llamado "Acuerdo de París" de 1995 establece que Israel actúa como agente de retención para todos aquellos palestinos que trabajan en su territorio y de los depósitos efectuados en puertos israelíes por mercancías que tienen como destino la ANP.

No obstante y pese a que el dinero pertenece a los palestinos, la transferencia requiere la firma del responsable de Finanzas israelí que rechazó hacerlo el viernes pasado con el argumento de que no había llegado el momento para proceder a la transferencia mensual.

Fuentes allegadas a Steinitz explicaron que la negativa del ministro a autorizar la transferencia temprana se debe a los recientes ataques con cohetes lanzados contra Israel desde la franja de Gaza.

"En momentos en los que los palestinos nos disparan, no pretendemos hacerles regalos por las fiestas", matizó una de esas fuentes.

Los cohetes son disparados por milicias como la Yihad Islámica o los Comités Populares de la Resistencia desde un territorio que la ANP no controla.

Steinitz ya había retrasado intencionadamente la transferencia de las partidas correspondientes a la ANP tras el estancado acuerdo de reconciliación alcanzado en mayo entre Al Fatah y Hamás, con el argumento de que temía que el dinero acabara en manos de una organización terrorista.