La tasa de inflación en los 17 países que utilizan al euro como moneda común se mantuvo en 2,5% durante agosto, informó el miércoles la oficina de estadísticas de la Unión Europea.

La cifra, sin embargo, todavía está arriba de la meta del Banco Central Europeo (BCE) que la había fijado por debajo del 2%, aunque subraya que el incremento de los precios dentro de la zona euro no se han elevado tanto como ocurrió a principios de este año.

En junio, la tasa de inflación fue de 2,7%.

Las cifras ampliaron las expectativas de que el BCE no elevará en el corto plazo su principal tasa de interés, que está en 1,5%.

La recuperación económica en los países del euro se ha frenado en los últimos meses debido a las preocupaciones generadas por los problemas de deuda que enfrentan algunas naciones integrantes de la Unión Europea.

Eurostat, la oficina de estadísticas de Europa, indicó por otra parte que la tasa de desempleo se mantuvo alta, en el 10% durante julio, luego de revisar a la alza las cifras de junio, que fueron del 9,9%.