El Gobierno de Honduras expresó hoy su solidaridad y condolencias a México, y a la vez condenó el atentado del jueves pasado contra el Casino Royale, en Monterrey, en el que murieron 52 personas y una decena resultaron lesionadas.

"El Gobierno Nacional extiende sus sinceras condolencias y sus muestras de solidaridad a los familiares de las víctimas y al Gobierno de México", subraya un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras.

Añade que el Gobierno que preside Porfirio Lobo "expresa su repudio al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, y una vez más rechaza estos actos de violencia que amenazan la seguridad pública, trayendo consigo luto y dolor".

Honduras también expresó su apoyo al pueblo de México y su presidente, Felipe Calderón, en el combate "contra el narcotráfico, terrorismo y la delincuencia organizada trasnacional", concluye la nota oficial.

El ataque al Casino Royale ha reabierto en México el debate sobre la idoneidad de la estrategia de combate frontal a la delincuencia lanzada por el presidente Calderón en diciembre de 2006.

La estrategia ha significado capturas importantes de delincuentes, pero también ha dejado más de 40.000 muertos en enfrentamientos entre carteles y de éstos con las fuerzas de seguridad.