El recién designado procurador general de Venezuela, el diputado oficialista Carlos Escarrá, anunció hoy que será "el abogado de la revolución bolivariana", después de que el Parlamento aprobó la solicitud del presidente del país, Hugo Chávez, de nombrarlo en el cargo.

"Voy a decir algo para que les quede claro: he sido, soy y seré el abogado de la revolución bolivariana", dijo Escarrá en el plenario de la Asamblea Nacional al responder a las críticas de la bancada opositora, que rechazó su designación como nuevo procurador por considerar que está asociado con el Gobierno de Chávez.

Escarrá salió al paso de estos señalamientos, al indicar que el cargo de procurador "no tiene independencia" y actúa por instrucciones directas del mandatario nacional.

"He sido, soy, y seré un militante del comunismo, aunque les duela; del socialismo, aunque les duela; bajo la directriz del comandante Chávez, aunque duela", enfatizó el diputado, quien dejará su curul en manos de la legisladora suplente Betty Croquer.

Escarrá ha sido uno de los representantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que más se ha destacado en la defensa de la "revolución bolivariana" que promueve Chávez y desde el Parlamento ha ofrecido duros discursos contra la oposición.

"Pelearemos en cualquier escenario que tengamos que pelear (...) y si cualquiera de ustedes (diputados opositores) en defensa de la contrapatria se pone por el medio, pues me lo voy a llevar por el medio", exclamó el recién designado procurador.

Recordó que entre los requisitos para ser procurador la Constitución prevé que el aspirante debe ser venezolano, jurista de reconocida competencia, haber ejercido el Derecho por un mínimo de 15 años y tener título de postgrado, exigencias que, aseguró, supera en todos los aspectos.

La Carta Magna venezolana establece que este funcionario defiende y representa judicial y extrajudicialmente los intereses "patrimoniales" de la República, y también deberá asistir y participar en los consejos de ministros.