El Congreso colombiano aprobó hoy una ley que castiga con penas de entre uno a tres años de cárcel las conductas discriminatorias por razones de raza, etnia, religión, nacionalidad, ideología política o filosófica, sexo u orientación sexual, informaron fuentes legislativas.

La iniciativa, que pasará a la mesa de conciliación ya que los textos aprobados en Cámara y en Senado difieren, fue llevada al Congreso por el Movimiento Independiente de Renovación Absoluta "MIRA".

Una vez superada la etapa de conciliación, la Ley pasará a la firma del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, con lo que entrará en vigor.

Esa iniciativa precisa que cualquier conducta antirracista o de segregación será castigada con penas entre uno y tres años de prisión, que en la legislación colombiana es excarcelable.

Sin embargo, el presidente del partido Mira, senador Carlos Baena, detalló a periodistas que una persona que resulte condenada por ese delito, pierde sus derechos políticos.

Según la Ley, los militantes de grupos neonazis que hay en Colombia podrían pasar a ser ilegales si promueven ideas sobre el genocidio judío o de otros grupos sociales y pueden ser condenados a penas que podrían llegar hasta 15 años.

"No racismo, no discriminación, no hostigamiento y no segregación en nuestro territorio", remarcó Baena.

Según el senador, datos de la Comisión Intersectorial Afrocolombiana revelan que el 80 % de las negritudes vive bajo la línea de la pobreza absoluta, y el 75 % gana menos de un salario mínimo mensual.

Igualmente, el 10,5 % de la población colombiana se autoreconoce como negra, mulata o afrodescendiente, según el censo de 2005.