El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció hoy la concesión de un préstamo de 100 millones de dólares a Venezuela para extender el acceso a agua y servicios sanitarios en más de 11.000 hogares de comunidades rurales del país.

El proyecto se concentra en poblaciones de bajos recursos y localidades de menos de 5.000 habitantes, e incluye programas de capacitación y asistencia técnica para que sean las propias comunidades las encargadas de gestionar estos servicios.

"Venezuela ha alcanzado unos altos niveles de cobertura de agua y servicios sanitarios en zonas rurales. Con este programa, el Gobierno estará mucho más cerca de alcanzar su ambicioso objetivo de cobertura universal", dijo Verónica Zavala, directora del Grupo Andino del BID.

El préstamo irá destinado a la construcción, expansión y rehabilitación de infraestructura de servicios sanitarios y agua en cerca de 68 comunidades, entre las que se encuentran perforación de pozos, sistemas de tratamiento de agua, depósitos sépticos y despliegue de tuberías.

"El agua potable y los servicios sanitarios son sectores estratégicos en la lucha contra la pobreza y la persecución del desarrollo", indicó Adina Bastidas, directora ejecutiva del BID para Venezuela en un comunicado.

El coste total del programa será de 125 millones de dólares, de los que el Gobierno venezolano aportará 25 millones, y será ejecutado por la empresa pública Hidroven.

El préstamo tiene un periodo de amortización de 25 años y 4 años de gracia.