El gobierno aumenta las medidas de seguridad en todo Estados Unidos en preparación al décimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre y realiza sesiones informativas confidenciales con las Policías estatales y locales, pero dice que no hay indicios específicos de que esté en marcha una conjura terrorista.

Los estadounidenses tendrán que soportar más y mayores medidas de seguridad en los aeropuertos, estaciones de transporte público, cruces fronterizos, edificios gubernamentales y principales acontecimientos deportivos durante el próximo mes, dijo un funcionario de los servicios de espionaje que habló a condición del anonimato por tratarse de temas delicados.

El FBI y el Departamento de Seguridad Interior han informado a las autoridades policiales estatales y municipales sobre las potenciales amenazas terroristas contra Estados Unidos y la forma de aumentar la seguridad en sus poblaciones.

Las sesiones informativas son rutinarias y las medidas de seguridad han sido reforzadas en otros acontecimientos de importancia durante la última década, pero la importancia del décimo aniversario de los peores ataques terroristas contra el territorio estadounidense no ha escapado a los funcionarios de seguridad, temerosos de que alguien con afinidades terroristas quizá lo considere una oportunidad para publicitar su causa.

"Ha sido una larga acumulación a medida que nos acercamos al aniversario del 11sep", dijo Sean Duggan, subdirector policial de Scottsdale, Arizona. Duggan agregó que su departamento recibe informes diarios del FBI y del Departamento de Seguridad Interior, pero en los dos últimos meses la atención ha estado centrada en el décimo aniversario de los ataques terroristas.

"Sabemos que es una fecha significativa", dijo Duggan. "Además de adoptar precauciones físicas, no hemos sido informados de amenaza específica alguna además de las obvias, a saber, lo que significa esta fecha en nuestra historia".

En todo el país se preparan actos para honrar a las casi 3.000 personas muertas en los ataques del 2001.

"Aunque de momento no hay amenazas creíbles o específicas, se han adoptado las medidas de seguridad apropiadas y prudentes para detectar y prevenir conjuras contra Estados Unidos en caso de que sean detectadas", dijo el vocero del Departamento de Seguridad Interna Matt Chandler.

El presidente Barack Obama dijo a principios de mes que la amenaza de una conjura por parte de un terrorista solitario es especialmente preocupante.