La fiscalía de Santo Domingo acusó el miércoles formalmente de cinco homicidios y otros ataques armados a nueve supuestos sicarios al servicio de un capo de las drogas puertorriqueño.

Las presuntas actividades delictivas de los acusados "han puesto a la ciudadanía en estado de tensión y miedo", indicó ante un tribunal de primera instancia Cándida Ramos, fiscal encargada del caso.

Recordó que los cinco homicidios por los que están acusados los nueve implicados fueron perpetrados a plena luz del día en lugares públicos de Santo Domingo, incluido el estacionamiento de un concurrido centro comercial.

Ramos presentó un expediente con 276 pruebas en las que detalla cómo la banda mató entre diciembre de 2009 y mayo de 2010 a tres personas vinculadas a José David Figueroa Agosto, conocido en Puerto Rico como "Júnior Cápsula" y quien se encuentra prófugo por acusaciones de narcotráfico, para impedir que dieran informaciones a las autoridades.

También están acusados de matar a otras dos personas no vinculadas de forma directa a Figueroa Agosto y herir de gravedad a otras tres.

Según un informe presentado en junio del 2010 por la Procuraduría General, desde la clandestinidad Figueroa Agosto había pagado 30.000 dólares por cada uno de los asesinatos.

Figueroa Agosto, de 46 años y considerado por Estados Unidos como el "Pablo Escobar del Caribe", también figuraba como acusado en calidad de autor intelectual de los crímenes, pero fue excluido del caso, ya que tras su detención en julio de 2010 en Puerto Rico fue trasladado a una cárcel de Nueva York.

La fiscalía de Puerto Rico estima que Figueroa Agosto está vinculado a al menos a 8,5 toneladas de cocaína que fueron introducidas a territorio estadounidense desde República Dominicana entre 1994 y 2008.

Figueroa Agosto se había establecido en territorio dominicano en 1999 con varias identidades falsas después de que ese año se escapó de una cárcel de Puerto Rico, donde había cumplido tres años de una sentencia de 209 por secuestro, tortura y asesinato.

Al juicio en contra de los nueve miembros de la banda comparecerán de forma inédita en calidad de testigos el jefe de la policía, José Armando Polanco, y más de 20 oficiales de esa institución, adelantó la fiscalía.